Bolsamania

Consejos a la hora de tasar tu coche

Para poder vender un coche a un particular o bien ofrecerlo al concesionario como medio de pago en la compra de un vehículo, es absolutamente necesario realizar una tasación. Sólo así sabremos cuál es el valor real del coche y cuánto podemos pedir por él.

Talleres, oficinas de venta, peritos en automoción y otros profesionales del mundillo utilizan sus propios métodos a la hora de tasar. La forma más corriente es la llamada tasación por matrícula, que se basa en el uso de tablas de depreciación, midiendo la pérdida de valor del coche en función de la marca, el modelo y el año en el que fue matriculado por primera vez. Es un método relativamente fiable, aunque no contempla aspectos el estado de conservación del vehículo.

Un método más “de andar por casa” consiste en consultar los anuncios de venta de coches y comparar el nuestro con otros de características similares. Tampoco es demasiado exacto, ya que los propietarios tienden a inflar los precios en previsión a una posterior negociación.

Algunos trucos prácticos

Sin embargo, lo más recomendable es dejar la tarea de tasar el coche en manos de profesionales, lo cual supone ahorrar tiempo y ganar en precisión. Eso sí, es un servicio que hay que pagar que no compensa en casos de coches viejos o en mal estado por los que no se puede pedir mucho.

No hace falta decir que el valor de la tasación será mayor si el coche está en buen estado, tanto por fuera como por dentro. Tal vez valga la pena invertir algo de dinero en reparar esos arañazos o abolladuras que afean la chapa, sustituir los limpiaparabrisas si están gastados, así como realizar una limpieza a fondo de la tapicería y la cabina en general. Los expertos afirman que, con el coche impecable y en perfecto estado de revista, la tasación puede aumentar hasta un 15% de su precio normal.