Bolsamania

Consejos para la conducción defensiva

No es un concepto nuevo, pero cada vez son más los que se apuntan a la llamada “conducción defensiva” para evitar disgustos y sorpresas desagradables al volante. Porque muchas veces no basta con ser cauteloso, también hay que andar prevenido ante los demás conductores.

Según las estadísticas, uno de cada cinco conductores aseguran que respetan todas las normas de circulación y conducen de manera respetuosa y segura. Pero incluso los conductores más hábiles pueden verse involucrados en un accidente en cualquier momento: es imposible controlar la forma de conducir delos otros, aunque sí podemos aprender a saber cómo reaccionar ante estos imprevistos. Estos son algunos consejos prácticos:

1. Nunca te confíes demasiado

Por ejemplo: uno de los errores más comunes que los conductores cometen consiste en pensar que, en un cruce, cuando el conductor que tenemos delante nos hace las largas es para cedernos el paso. Esta misma señal podría interpretarse como una advertencia: “cuidado,que voy”. Si nuestra interpretación no es la correcta podemos vernos en problemas. Ante la duda, siempre es mejor respetar escrupulosamente el código de circulación: sencillamente que circule quien tenga preferencia.

2. Observa y anticípate

La principal cualidad de la conducción defensiva es la capacidad de observación. Algunas situaciones de riesgo se pueden prevenir y evitar solo con ser un poco observadores. Ese coche que circula delante nuestro buscando aparcamiento y puede frenar bruscamente sin darnos tiempo a reaccionar, esa bocina que anuncia la salida de un camión de recogida de basuras en cualquier esquina, ese peatón que parece que se dispone a cruzar donde no toca…

3. Cuidado con los intermitentes

El hecho de que el coche que tenemos delante haya puesto en marcha el intermitente de la izquierda, no significa necesariamente que vaya a girar en ese sentido. Del mismo modo, no debemos confiar nunca en que todos los conductores vayan a avisarnos con la luz intermitente de todos sus movimientos. ¿Cuántos lo hacen realmente?

4. Crea tu propia burbuja de seguridad

Igual que muchas personas son celosas de su espacio vital y mantienen las distancias físicas con la gente, como conductores debemos también mantener las distancias, crear un espacio que podríamos llamar “burbuja de seguridad”. Esto quiere decir: espacio y tiempo suficiente para reaccionar y maniobrar ante una situación comprometida.

5. En caso de duda, detener el vehículo

Si el conductor que tenemos detrás está conduciendo de forma errática o demasiado cerca de nosotros, lo mejor es detenerse y dejarlo pasar. Conducir por carretera o circular por ciudad no es una competición (aunque haya mucha gente con carnet de conducir que no acaban de tenerlo claro). Ante la duda, el sentido común dicta quitarse de en medio y evitar el problema.