Bolsamania

Cómo empeñar el coche para conseguir un préstamo y seguir usando el coche

llaves coche volkswagen
Una de las cosas que conoce poca gente es la posibilidad de “empeñar” su vehículo para conesguir algo de dinero, pero ofreciéndoles al mismo tiempo la posibilidad de seguir usando el vehículo. Ésta es una fórula de financiación que se han inventado algunas empresas como Gedesco o Tu coche te avala, esta última más especializada en el tema. De hecho, en Tu coche te avala te dan incluso la posibilidad de empeñar el coche y alquilarlo para poder ganar algo de dinero.

¿Qué necesito para empeñar mi coche

Aunque quizás no resulte tan obvio, un requisito indispensable es que el coche tenga menos de diez años, aunque lo habitual es que las empresas reduzcan los años de vida del vehículo según el tipo de vehículo que se trate (a los de gama alta les dan una mayor duración). De manera general, es necesario una serie de requisitos:

– El vehículo debe de estar totalmente pagado, sin reserva de dominio.
– Ficha técnica del vehículo con ITV en vigor.
– Permiso de circulación e impuesto de circulación pagado.
– Libro de mantenimiento del vehículo así como un documento que acredite la propiedad del vehículo.
– Tornillos antirobo.

Recomendaciones generales antes de considerar empeñar un vehículo

1. Intereses. Al igual que sucede con las empresas de “crédito rápido”, los intereses que se aplican a este tipo de fórmula son muy altos en torno al 20%.

2. Tasación del vehículo. En ciertas ocasiones, las empresas ofrecen hasta el 70% del valor de tasación del vehículo, aunque lo habitual es que ronde en torno al 50% del mismo, dependiendo de las características del vehículo.

3. Duración del crédito. Los préstamos suelen ser entre un mes y medio y tres meses (en ocasiones hasta seis meses), tiempo durante el cual deberemos de reunir el dinero prestado así como los intereses. En caso de no satisfacer la deuda al final del período nos quedaríamos sin vehículo.

Desde el punto de vista legal, se trata de una operación totalmente legal puesto que la fórmula que se emplea es la de préstamo con garantía mobiliaria o pignoraticia, algo similar a lo que sucede con las hipótecas sobre viviendas.

Fuente: Bankimia