Bolsamania

Chrysler 300C, tuneado al gusto japonés

La cultura del automóvil en Japón se rige por unos códigos estéticos propios, a menudo difíciles de entender fuera de sus fronteras. Eso sí, los fabricantes nipones no son impermeables a las influencias que le llegan desde el exterior, especialmente desde Estados Unidos, por eso en sus carreteras es frecuente ver cómo se mezclan vehículos Bosozoku, elegantes modelos europeos y muscle cars estadounidenses.

Vamos a centrarnos precisamente en uno de estos coches americanos “japonizados”: el Chrysler 300C, actualizado al gusto japonés: con sus llantas Forgiato de 26 pulgadas con neumáticos 275/25 llenando los pasos de rueda, el color plateado refulgente de la carrocería y los neumáticos OG 26 Fiore de 26 pulgadas.

Otra actualización fácilmente reconocible en este Chrysler 300C “japonés” es la parrilla frontal tipo Bentley, además del juego de faros LED situados estratégicamente debajo de la carrocería para completar un look lleno de glamour, pensado para qu eel coche no pase desapercibido mientras pasea por la calle.

El Chrysler 300C llegó a nuestras vidas a finales del año 20014 como un lujoso automóvil del segmento E después de su exitosa presentación en el Salón del Automóvil de Nueva York del año anterior. En 2011 llegó la segunda generación, que en Europa fue presentada bajo el nombre de Lancia Thema.

Ni que decir tiene que el éxito de este modelo fue mucho mayor en Japón que en cualquier país de Europa. Además, ha sido allí donde se ha acabado de modelar para satisfacer la demanda local y sus gustos, que en ciertos aspectos difieren notablemente del de los conductores del viejo continente. La prueba la tenemos en las imágenes que acompañan este post.

Fotos – Chrysler