Bolsamania

China va a introducir unas medidas para reducir las emisiones de CO2

 Contaminación

China podría estar movilizando a los 171 fabricantes de coches a nivel nacional. Pekín, el pasado mes de agosto, presentó una nueva estrategia en el campo de la industria del coche con un objetivo a alcanzar en 2015: tener menos actores (50% menos), pero ser más potentes con la ambición de convertirse en líderes mundiales. Esto se confirma con el lanzamiento de medidas para reducir las emisiones de CO2.

Pekín ha decidido favorecer los vehículos que emiten la menor cantidad de CO2 posible, principalmente por razones de salud pública. En efecto, en la capital china, la tasa de partículas de carbono en suspensión en el aire es 40 veces más alta que el nivel considerado como “seguro” por la OMS.

A partir de este mes de febrero, Pekín va a introducir unas normas más estrictas en las principales ciudades del país. A partir del 1 de marzo, la matriculación de los vehículos diesel y de gasolina que no respondan a las nuevas exigencia estará prohibida. Lo que penalizará a los fabricantes locales y favorecerá a los fabricantes americanos y europeos. GM, Volkswagen, y Hyundai serán favorecidos por la nueva medida.

El país asiático va a favorecer con estas medidas el desarrollo de vehículos limpios. El país tiene por objetivo disponer de 500.000 vehículos eléctricos en 2015 en sus carreteras, y 5 millones en 2020. Hoy en día sólo 13.000 vehículos “limpios” han sido matriculados entre 2009 y 2011. La falta de infraestructura está en el origen de este retraso.

China, con esta medida de restricción del CO2, va a conseguir llegar a sus objetivos de reducción de la producción de sus actores nacionales. La nueva estrategia no consiste sólo en seguir el movimiento del automóvil, sino en encarnar el movimiento a través del esfuerzo del Estado. El coche híbrido y eléctrico representan el futuro de la industria del país.