Bolsamania

China suprime los impuestos por la compra de coches “verdes”

 Coche "verde"

Con el fin de mejorar las ventas de coches “verdes” y sobretodo para combatir la contaminación urbana, el gobierno chino ha decidido suprimir, al menos temporalmente, los impuestos del 10% en la compra de vehículos ecológicos. Esta medida debería gustar a todo el mundo, fabricantes y compradores.

Una medida razonable

Las fotos de Pekín, Shanghai y de otras grandes ciudades chinas recubiertas de espesas nubes de partículas finas en 2013 y 2014 permanecen en la memoria de todo el mundo. Esta contaminación récord ha llevado a las autoridades chinas a adoptar varias medidas destinadas a moderar la contaminación de los grandes centros urbanos. Recientemente, una nueva decisión se añade a la lista de estas acciones contra la contaminación. Según la agencia Bloomberg, el gobierno chino habría validado la supresión del impuesto en la compra de vehículos eléctricos.

Este impuesto, que equivale al 10% del montante del vehículo, está considerado desde siempre como un obstáculo para la venta de coches ecológicos, eléctricos, híbridos y de pila de combustible. Con esta decisión, las autoridades chinas apuestan por los vehículos verdes, presentados como el futuro de la movilidad, al tiempo que lucha contra la contaminación urbana. Esta reducción fiscal concierne tanto a los vehículos fabricados en China como a las marcas extranjeras presentes en el país, concretamente Tesla, Nissan, GM y BMW.

Una medida temporal

Esta medida ha sido bien acogida por los actores de la movilidad ecológica en China, un campo que todavía está poco desarrollado. Entre la veintena de millones

de coches vendidos en el país cada año, sólo 70.000 ejemplares son vehículos híbridos, 100% eléctricos o de hidrógeno. Estas estadísticas siguen estando lejos de los objetivos presentados por el poder central chino, que desea que se vendan 5 millones de coches “verdes” en su territorio, de aquí al año 2020.

 Foto – Landbruk