Bolsamania

Cae la banda de falsificadores de Ferraris

2013_7_31_tYo0XAQrljdSFUa5Ck64Z5

Los vendían por internet a partir de 40.000 € la unidad. Los compradores sabían que se trataba de Ferraris falsificados, entre otras cosas porque el precio una de estas joyas auténticas es por lo menos cinco veces mayor. Pero ahora se les ha acabado el negocio: la Policía Nacional ha desmantelado dos talleres en Valencia donde se dedicaban a transformar coches de gama media en falsos vehículos de marcas de gran lujo, como Ferrari y Aston Martin.

En esta operación policial han sido detenidos ocho miembros de la organización, cinco en Valencia y tres en Madrid, todos ellos maestros del tuning, alquimistas del siglo XXI que convertían coches sencillos en automóviles de lujo. Se han intervenido 19 vehículos: dos imitaciones de Aston Martin y 17 de Ferrari (copias de los modelos F 430, F 430 Spider y F 458 ).

Un Ferrari falso por encargo

1375256030_199323_1375260997_sumario_normalDelincuentes sí, pero también verdaderos artistas de la falsificación. Según la policía, la apariencia final de estos vehículos rozaba la perfección,  tanto el diseño externo e interno como en los más mínimos detalles del motor.

Estos virtuosos artesanos trabajaban en dos talleres en las localidades valencianas de Algemesi y Albalat dels Sorells. disponían también de una tienda donde elaboraban los logos y signos distintivos de las citadas marcas. Incluso habían recurrido a la misma fábrica de Ferrari para conseguir.

Todo este esfuerzo para lograr la satisfacción del cliente. Y es que la mayoría de estos coches falsificados se vendían por encargo. La “planta de producción” se ubicaba en la Comunidad Valenciana y las ventas tenían lugar en Madrid.

La investigación comenzó a raíz de la denuncia del representante de la marca Ferrari en España, el cual detectó la venta a través de internet de un vehículo falso que llevaba el sello del Cavallino Rampante. Ahora se investiga la procedencia de los vehículos utilizados como “materia prima” a l avez que se comprueba la validez y la gestión de los trámites documentales y las Inspecciones Técnicas de Vehículos efectuadas.

También cabe preguntarse qué va a pasar con los que compraron un Ferrari falsificado. ¿Tendrán que devolverlo o tal vez pagar una multa? Al fin y al cabo eran conscientes y hasta cierto punto cómplices de un delito que vulneraba los derechos de propiedad industrial.

Fotos – El País