Bolsamania

Alternativas para pagar la reparación de nuestro vehículo

V8 Supercharged car engine and spanner
Como venimos comentando durante los últimos meses, uno de los problemas a los que se enfrentan los propietarios de vehículos es el no poder afrontar el pago de la reparación del vehículo en determinados casos. La primera solución que podemos llevar a cabo es solicitar un presupuesto en el taller antes de realizar cualquier tipo de reparación, pudiendo así evitar sorpresas desagradables pero en la práctica, dejar el coche en el taller al no poder pagar la reparación es una práctica cada vez más habitual. Esta situación, desagradable tanto para propietario del taller como propietario del vehículo acaba desembocando en que los talleres envíen el coche al desguace, un suceso que ha tenido más relevancia si cabe en este pasado año 2012, tras aumentar en un 8%.

Ahora bien, como propietarios de un vehículo cuya reparación no podemos hacer frente, ¿qué opciones tenemos para poder pagar la reparación?

1. Préstamo personal. Generalmente de concesión rápida, entre 24 y 48 horas, son préstamos con un importe máximo de 10.000 euros y para cuya solicitud basta con aportar DNI, últimas nóminas o historial laboral y bancario entre otros datos. Su gran inconveniente es el gran pago de intereses que conlleva este tipo de préstamo.

2. Anticipo de nónima en la entidad bancaria. Al igual que en algunas empresas se puede solicitar un anticipo de la nómina, de no poder hacerlo en nuestra empresa también se lo podemos solicitar al banco. Se suele usar para importes reducidos, de aproximadamente cuatro nóminas o 6.000 euros, con un plazo de devolución entre uno y doce meses. No suele haber cobro de intereses pero se cobra gastos de comisión por apertura y estudio que se sitúan en torno al 3%.

3. Mini préstamo. Opción no muy conocida y para importes inferiores a 600 euros con un plazo de devolución de máximo un mes. No suelen tener demasiados requisitos y se puede solicitar por Internet, teléfono o incluso SMS.

4. Aplazar el pago de la reparación con tarjeta de crédito. Ciertos tipos de clientes tienen tarjetas de crédito “oro” con las que financiar los pagos que se realicen con ellas. La cantidad concedida a crédito dependerá del tipo de cliente y tipo de tarjeta de crédito que disponga, teniendo que pagar sólo intereses por la cantidad de dinero prestada, entre un 12% y un 25%.

5. Empeñar el coche. Ésta fue una de las opciones que comentamos en el pasado, una alternativa viable a empeñar nuestro coche para conseguir dinero y poder seguir utilizándolo, algo así como un alquiler de nuestro propio vehículo. Tiene el inconveniente de que como máximo podremos conseguir un préstamo por el 50% del valor de tasación del vehículo a cambio de pagar una cuota de alquiler.

Fuente: Bankimia