Las entidades desechan vender ETF a minoristas tras el varapalo de Hacienda

Algunas firmas creen que no es un mercado muerto, pero sí con bajo potencial de crecimiento

  • Inverco habría presionado a Hacienda para mantener el status quo de los fondos tradicionales y no renunciar a sus altas comisiones
ep maria jesus montero ministrahacienda 20180917170315
María Jesús Montero, ministra de Hacienda CONGRESO

Los bancos y las firmas independientes de banca privada están paralizando los proyectos que tenían entre manos para vender ETF entre inversores minoristas. La negativa de Hacienda a que estos fondos cotizados tributen como los fondos tradicionales (que el pago de las plusvalías generadas se difiera en los traspasos hasta el reembolso final) ha puesto la barrera a las intenciones del sector.

En el anteproyecto de ley de Medidas de Prevención y Lucha Contra el Fraude Fiscal, que está sometido a trámite de información pública desde el martes, el Ministerio de Hacienda confirma que se homogeneiza el tratamiento de los ETF con independencia del mercado en el que coticen, sea español o extranjero, y con independencia también de cuál sea la operativa utilizada. Por tanto, los ETF siguen considerándose como acciones comunes y los inversores habrán de tributar cada vez que reembolsen o traspasen sus posiciones.

El primer distribuidor que puso a disposición de sus clientes privados un ETF traspasable fiscalmente fue Diaphanum, que se lanzó a la piscina hace un mes con un ETF de iShares (BlackRock) sobre el S&P 500. Anunció que lanzaría más ETF traspasables fiscalmente en los próximos meses, pero ha puesto bajo revisión esta iniciativa tras la noticia de ayer.

A su secretario general, Fernando Estévez, le sorprende que con el nuevo marco MiFID II, se aprueben medidas fiscales como ésta, que “no van dirigidas al mejor interés del cliente”. De hecho, critica, “restringe la posibilidad de prestar al inversor el mejor servicio posible”. Como recuerda, los ETF abaratan y eficientan la inversión. “No hay una coherencia en el orden jurídico en su conjunto”, se apena.

Los bancos mayoristas, como Allfunds e Inversis, que habían habilitado las soluciones necesarias para que firmas independientes como Diaphanum y los grandes bancos y aseguradoras ofreciesen de forma directa ETF a sus clientes no dan la batalla por perdida aún. Estas entidades no han querido posicionarse al ‘no’ de Hacienda, ya que se trata de un anteproyecto sujeto a debate, enmiendas y tramitación. Guardan esperanzas y harán lobby, aunque fuentes internas reconocen que al ir “camuflado” dentro de leyes antifraude, posiblemente se apruebe tal y como ha sido redactado.

El sector cree que el potencial de crecimiento de los ETF en España está entre los inversores institucionales y los fondos de fondos con esta decisión. Para los minoristas, sin diferimiento fiscal, no hay atractivo

El ‘no’ provisional de Hacienda a la traspasabilidad fiscal de los ETF impide diferir el pago de los beneficios cosechados cuando se traspasa de ETF a ETF o bien de ETF a fondo tradicional, algo que sí está permitido en los fondos de inversión no cotizados y los planes de pensiones.

Jordi Mercader, consejero delegado de inbestMe, el único roboadvisor español que trabaja con ETF en exclusiva, cree que el único argumento que justifica la decisión es proteger el status quo de los fondos tradicionales y, por tanto, de las grandes gestoras bancarias. “Es curioso que al ETF, que es un instrumento de inversión colectiva igual que un fondo, se le quiera limitar esa ventaja y nos preguntamos por qué”, señala. Su modelo actual aplica la optimización fiscal inteligente, consiguiendo efectos similares a los del diferimiento sin tener que depender de la traspasabilidad. No obstante, estaban estudiando incorporar a sus carteras ETF traspasables, algo que ahora se frena y se seguirá su evolución futura.

PRESIÓN DE INVERCO A HACIENDA

Según fuentes del sector, Inverco, la patronal de los fondos y las gestoras españolas, habría presionado a Hacienda para negar la traspasabilidad fiscal a los ETF. Su postura sería que si las gestoras internacionales proveedoras de ETF quieren venderlos en España, lo hagan a través de los fondos o fondos de fondos de los bancos y las aseguradoras. “Intentan proteger los casi 4.000 millones de euros que generan las comisiones de los fondos que ya venden”, aseguran estas fuentes.

Sin embargo, Inverco lo niega. "Hacienda ha decidido esta cuestión por sí misma, al entender que técnicamente los ETF son acciones y no fondos de inversión. Nosotros no presionamos", desmiente Ángel Martínez-Aldama, su presidente.

Por su parte, los proveedores de ETF se muestran sorprendidos por la decisión de Hacienda, que consideran negativa, pero no abatidos respecto al futuro de estos vehículos en España. “Que los ETF se puedan traspasar sin coste fiscal o no, no va a hacer que su comercialización se debilite en España. Vemos un mercado en franco crecimiento desde hace mucho tiempo y los costes por traspasos siempre han estado ahí. Los clientes que tienen interés por los ETF no nos preguntan por los traspasos. Por ejemplo, las grandes gestoras que usan ETF como inversores institucionales lo hacen para complementar sus carteras o para acceder a distintos activos que, de otra manera, no podrían acceder”, argumenta Pedro Coelho, director de UBS ETF para Iberia.

Para el directivo de UBS, todos los instrumentos que cumplen los mismos requisitos deberían tener el mismo tratamiento fiscal. Los ETF, como los fondos tradicionales, son vehículos UCITS con múltiples participantes, y la única diferencia que tienen es que están cotizados y aplican la gestión pasiva. Coelho prevé que se encontrará otra manera de hacer llegar los ETF al cliente final a través de los propios fondos de las gestoras españolas.

UN MERCADO AÚN CON VIDA PERO CON BAJO POTENCIAL

Pese a este varapalo a los ETF, Giorgio Semenzato, consejero delegado de Finizens, cree que el mercado de ETF en España seguirá desarrollándose según las mismas tendencias al alza que se están viendo tanto a nivel europeo como global, en países donde no existe ninguna ventaja fiscal específica para los ETF. Sin embargo, si la fiscalidad de los ETF se acabara equiparando a la de los fondos tradicionales, esto supondría un catalizador adicional a su crecimiento para que España se alinease en volumen negociado en ETF con mercados más desarrollados como Reino Unido o Estados Unidos, considera.

“Sigue habiendo mucho mercado potencial para inversores institucionales o personas jurídicas, porque en su caso los fondos no son traspasables, pero para clientes particulares los ETF no podrán despegar mientras no sean traspasables como los fondos de inversión no cotizados”, augura François Derbaix, co-consejero delegado de Indexa Capital.

Roboadvisors como Finizens, Indexa Capital o Finanbest trabajan sobre todo con fondos indexados, que sí son traspasables fiscalmente, pero planteaban la posibilidad de introducir ETF traspasables si se confirmaba su homogeneización con los fondos no cotizados. Ahora estos planteamientos entran en barrena. En opinión de Asier Uribeechebarría, director general de Finanbest, “los ETF no son un mercado muerto, pero sí con bajo potencial de crecimiento”. Según este experto, los ETF son unos desconocidos entre el gran público y la oferta de fondos indexados en España es superior a la de ETF y, además, sus costes de gestión son similares.