Publicidad

Obligaciones contables del autónomo: cuáles son y cómo cumplir con ellas

Ser trabajador por cuenta propia es mucho más que ser tu propio jefe. Hay una serie de obligaciones contables que como autónomo debes conocer.La principal y más importante es llevar el libro de cuentas ajusto a la normativa de contabilidad que corresponda según tu regímen fiscal.

A estas obligaciones contables como autónomo se suman otras obligaciones fiscales, como el pago de impuestos en la declaración de la renta y también otras obligaciones contables y registrables a efectos de IVA.

Las obligaciones contables del autónomo dependen del tipo de actividad que realices y del régimen en el que estés encuadrado. Y es que tus deberes contables y fiscales serán diferentes si tributas en estimación directa a si lo haces en módulos, por ejemplo.

Obligaciones contables como autónomo según tu régimen fiscal

Hacienda diferencia cuatro tipo de situaciones y de obligaciones fiscales del autónomo.

Empresarios mercantiles en estimación directa normal

Su contabilidad deberá estar ajustada al Código de Comercio y al Plan General de Contabilidad.

Esto prácticamente equipara las obligaciones contables del autónomo a las de una empresa al uso. En la mayoría de los casos será necesario la ayuda de una gestoría para poder cumplir con los trámites fiscales del autónomo.

Empresarios no mercantiles en estimación directa normal y empresarios en estimación directa simplificada

Las obligaciones contables de los autónomos que son empresarios se resumen en la llevanza de tres libros de registros contables. A saber:

  • Libro registro de ventas e ingresos. Es donde figuran todas las ventas e ingresos de la actividad con sus correspondientes facturas (recuerda hay más de un tipo de factura)
  • Libro registro de compras y gastos. Como su propio nombre indica, aquí debes registrar los gastos de la actividad de la empresa.
  • Libro registro de bienes de inversión. Se destina al inmovilizado de la empresa, que son bienes que estarán contigo más de un año y que irás amortizando poco a poco como un coche o un ordenador.

Profesionales en estimación directa

Aquí es donde entran las actividades profesionales, sin importar el tipo de estimación. Las obligaciones contables para estos empleados por cuenta propia son algo más extensas que en el apartado anterior e incluyen:

  • Libro registro de ingresos.
  • Libro registro de gastos
  • Libro registro de bienes de inversión
  • Libro registro de provisiones de fondos y suplidos. Las provisiones de fondos y suplicos son los adelantos que puede darte el cliente a cuenta del trabajo que harás y los suplidos son los gastos con los que corres en nombre del cliente por el servicio que vas a ofrecerle.

Empresarios y profesionales en estimación objetiva

El sistema de módulos funciona de forma diferente al régimen de estimación directa y eso se traslada en cómo deben llevar las cuentas quienes trabajan en este sistema.

Frente a los tres libros de registros, los autónomos en el sistema de módulos sólo deben llevar dos, que son:

  • Libro registro de bienes de inversión (únicamente los contribuyentes que deduzcan amortizaciones)
  • Libro registro de ventas e ingresos (únicamente los titulares de actividades cuyo rendimiento neto se determinen función del volumen de operaciones, es decir, titulares de actividades agrícolas, ganaderas, forestales accesorias y de transformación de productos naturales).

Obligaciones fiscales del autónomo

La segunda obligación del autónomo es fiscal y es la misma que cualquier otro ciudadano. Atender la declaración de la renta como autónomo. En este sentido, la diferencia respecto a los asalariados es que deberán rellenar el apartado de actividades económicas y no el de rentas del trabajo.

Al haberlo, enfrentarás los gastos de tu negocio a los ingresos y pagarás en el IRPF por la diferencia entre ambos.

Además, también tendrás que presentar el modelo 130 de declaración trimestral si no incluyes retenciones en tus facturas.

Obligaciones contables y registrables en el IVA

A las obligaciones contables y en el IRPF se suman las propias de registro en cuanto al IVA. Y es que IVA e IRPF funcionan de forma diferente con sus propias normas.

Los libros de IVA deben ser claros y exactos, estar odenados por fechas y estar numeradas correlativamente. Con carácter general tendrás que registrar las facturas del IVA repercutido y el IVA soportado, más otros dos libros para los bienes de inversión y determinadas operaciones. En resumen, necesitarás:

  • Libro registro de facturas expedidas.
  • Libro registro de facturas recibidas.
  • Libro registro de bienes de inversión.
  • Libro registro de determinadas operaciones intracomunitarias.

Como en el caso anterior, dependiendo de tu actividad y el régimen en el que tributes, se sumarán o restarán obligaciones de IVA como autónomo.

Régimen general de IVA

Debes llevar los cuatro libros de contabilidad de IVA que acabas de ver.

Régimen especial simplificado

Las obligaciones de IVA son más sencillas y se resumen en:

  • Registro de facturas recibidas que diferencie las del régimen simplificado de otros regímenes.
  • Registro de facturas emitidas

Régimen especial de criterio de caja

Las obligaciones contables no cambian si te acoges al criterio de caja, por lo que deberás guardar las facturas emitidas y recibidas.

Por último, si trabajas bajo el régimen de recargo de equivalencia, no hace falta que lleves los libros de IVA. Eso sí, en caso de que recibas facturas por el régimen general, tendrás que anotarlas en un libro aparte.

Publicidad

¿Algo que añadir? ¡No te cortes!

Loading Facebook Comments ...