Publicidad
Publicidad

Rajoy y las políticas de empleo

La semana pasada, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, avanzó dando a conocer algunas medidas agradables y otras no tanto que ha decidido tomar con el objetivo de sacar a España de la crisis económica actual.

Ha anunciado que su gobierno subirá las pensiones contributivas a partir del 1 de enero de 2012, que el gobierno de Zapatero congeló a sus cinco millones de perceptores en 2011 como medida para reducir el déficit público en 1.500 millones de euros.

Al igual que sí ha concretado la puesta al día en las pensiones, Rajoy ha eludido referencia alguna al poder adquisitivo de los funcionarios, cuyo poder adquisitivo también quedó mermado por las medidas de Zapatero, informado de tal manera por público.es.

Por otro lado, hizo incapié por reducir el “desfase” de 16.500 millones de euros entre ingresos y gastos para el año que viene. Lo que significa, y asegura que seguramente habrán más recortes. No obstante, ha añadido que todo dependerá de la previsión de crecimiento que marque la Unión Europea y del déficit público que se encuentren en el Gobierno. “Si el déficit es de 6 entonces habría que reducir 16.000 millones, pero si fuera del 7 entonces habría que reducirlo en 10.000 millones más”.

Teniendo en cuenta que tanto desde la OCDE como desde la UE no creean que se vaya a cumplir el objetivo del déficit del 6%, todo apunta a que el recorte del Ejecutivo de Rajoy será mayor a la cifra anunciada.

Rajoy  ha dado a conocer su programa “reformista”, constituído por una batería de medidas tendientes a potenciar la creación del empleo y el crecimiento económico.  Comenzado por la supresión de la oferta pública de empleo. El nuevo Ejecutivo “llevará a cero la tasa de reposición de personal del sector público”, excepto en el ámbito de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y Servicios Públicos Básicos. No habrá, por tanto, nuevas contrataciones en sectores como la sanidad o la educación.

Por su parte, Rajoy, anunció que los autónomos y pymes no pagarán IVA hasta no cobrar las facturas; el Gobierno ofrecerá cotizaciones gratis por un año para los contratados menores de 30 en su primer empleo; habrá ayuda fiscal de 3.000 euros para contratación de primer trabajador y se aplicará una exención por modernización de los activos fijos según la cual no tributarán por la plusvalía por la venta de esos activos si lo reinvierten.

En relación al tema impuestos, por su parte Rajoy tan solo se ha atrevido a afirmar que no tiene “intención” de subirlos, aunque no ha aportado más claridad.

Además Rajoy fulminará los puentes, ya que trasladará los festivos al lunes, salvo fechas “de mayor arraigo social”, ha dicho sin concretar más. Asimismo suprimirá las prejubilaciones “salvo en circunstancias muy excepcionales”. De igual forma, reducirá el número de organismos reguladores (como la CMT, la CNC o la CNE).

En la misma línea, ha reconocido que mantendrá la jubilación a los 67 años, aunque su equipo haya votado en contra en su momento.

Seguramente habrá que esperar nuevas medidas para salir adelante y disminuir la tasa de paro, uno de los principales temas que no deben perder de vista los políticos en sus agendas.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *