Publicidad
Publicidad

El 90% de los andaluces considera el paro el primer problema

Según datos del último estudio de opinión pública de Andalucía, elaborado por el Centro de Análisis y Documentación Política y Electoral de esta Comunidad Autónoma, el paro es el problema que más inquieta a los ciudadanos.

 Nueve de cada diez andaluces responde la tasa de desempleo cuando se le pregunta por la cuestión que más les preocupa, y no es de extrañar, puesto que en esta Comunidad Autónoma el paro alcanza ya el 37%, una cifra que supera a la media estatal en 11 puntos porcentuales.

El 90% de los andaluces considera el paro el primer problema

  • Uno de cada cuatro jóvenes con jornada reducida quiere trabajar más horas

El informe, que se elaboró entre finales de enero y principios de febrero mediante la realización de 3.200 entrevistas telefónicas en las ocho provincias, constata que el 89,2% de los encuestados señala el paro como el principal problema de su Comunidad, seguido de la corrupción, (48%), y la política (el 31%).

 La economía es la cuestión que más dolores de cabeza genera a los andaluces. El 90,3% califica el estado de la región como “mala” o “muy mala”, y un 88,9% extrapola estos adjetivos a la situación de España, si bien es cierto que ha aumentado el número de ciudadanos que mira al futuro con ilusión y confía en ver la luz al final del túnel en los próximos meses.

 También a nivel personal, la tasa de desempleo se sitúa como el primer temor de los andaluces, aunque no de forma tan generalizada como cuando se les pregunta por la problemática general de la Comunidad, ya que el 63,7% temen que el desempleo les afecte de manera personal. Otros problemas económicos y el estado de la sanidad alarman también a los ciudadanos.

 Con esta situación, no sorprende que los sentimientos que genera la política en Andalucía sean mayoritariamente desconfianza e irritación, como tampoco son de extrañar las malas calificaciones que los andaluces dan a sus instituciones, especialmente a las diputaciones provinciales, que no llegan ni al suspenso alto (3,4). Por contra, las universidades reciben la nota más alta, aunque su 6,1 tampoco es para tirar cohetes.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *