Publicidad

Cómo hacer hacer el curriculum perfecto

¿Existe un curriculum perfecto? Si entendemos por curriculum perfecto la suma de una plantilla perfecta un contenido perfecto probablemente no podamos encontrar un currículum que realmente sea adecuado para todas las ofertas de trabajo. Lo que sí podemos encontrar es una serie de reglas de oro para mejorar mucho nuestro currículum.

Foto si o foto no Este es un debate recurrente. Hay gente que afirma que la foto es adecuada y hay otras personas que señalan que puede ser incluso poco positiva. Sin embargo, si consideramos que en un currículum mostramos todo nuestro potencial parece de recibo pretender que también nuestra presencia es parte de esos activos. Desde este punto de vista la fotografía es siempre recomendable. Ojo. Vivimos en la era de las nuevas tecnologías, nada de fotografías grabadas sobre un documento o encoladas. Se trata de una fotografía reciente, realizada exprofeso para el currículum, que nos muestre serenos y con actitud profesional, y desde el punto de vista técnico que se encuentre integrada digitalizada dentro del propio documento. Formación y logros profesionales Obviamente ambas cuestiones son muy relevantes en un currículum. Pero, si tenemos en cuenta que hemos insistido en que el currículo debe ser esquemático y no muy largo, entendemos la importancia de ser capaces de sintetizar ambos aspectos. En el apartado de la formación no debes caer en el error de la formación reglada con formación alternativa o complementaria. Estructura las áreas de información de manera que la información reglada tenga un espacio para sí misma y después estructura la formación alternativa utilizando apartados adecuados. Del mismo modo los logros profesionales deben encabezarse con una descripción breve, de dos o tres líneas, de lo que entendemos que aportamos laboralmente. Es una muestra de nuestras capacidades laborales, expectativas, metas y logros y éxitos profesionales anteriores. No se concede en muchas ocasiones la importancia que se debe a este apartado y sin embargo es muy importante. Experiencia profesional en el curriculum La experiencia laboral por supuesto también es muy importante en un buen currículum. La manera perfecta de demostrar nuestra experiencia laboral es hacerlo a través de una descripción de las funciones y las tareas realizadas en cada uno de nuestros trabajos anteriores, competencias y niveles de responsabilidad. Es interesante mostrar la evolución profesional en orden cronológico inverso o directo. Cuando existen huecos en este orden cronológico muestra en el apartado de formación los cursos o la formación complementaria o alternativa que realizaste durante este periodo, también de manera cronológica. No dejes huecos en el currículum, esta va a ser sin duda una pregunta segura en la entrevista de trabajo Mostrar conocimientos útiles Los conocimientos útiles deben ser reflejados en un currículum simple. Además en la medida de lo posible debemos hacerlo con apartados propios, de este modo, si dominamos diferentes idiomas deberemos generar un apartado de idiomas, si dominamos ofimática deberemos reflejarlo, si dominamos redes sociales también… Cuando existen títulos que respaldan este dominio de conocimientos útiles debemos indicarlos. No indicar estos títulos no es un problema en sí mismo, utilizaremos entonces los términos usuario, usuario medio, usuario avanzado. Es así, hay que ser sincero en el nivel de dominio que indicamos. Un curriculum perfecto no es siempre el mismo curriculum No todas las ofertas de trabajo son iguales, no todas las necesidades son iguales, por tanto no tiene mucho sentido que todos los currículum sean iguales. Esta es una de las claves de oro más importantes para lograr el curriculum perfecto: la flexibilidad. Ten en cuenta que no estamos hablando de poner o quitar datos, de añadir mentiras o medias verdades o utilizar plantillas diversas cada vez, no. De lo que se habla es de adaptarse en la medida de lo posible a los perfiles profesionales que no se exijan las ofertas de empleo a las que los postulados. Esto significa hacer un proceso de investigación previo sobre la oferta de empleo, la empresa que la emite, etcétera. Hacer esto nos permitirá resaltar aquellos aspectos que entendemos son claves en dicha oferta, las competencias solicitadas, con menor preponderancia en el texto, etcétera. Un gran currículum va a llevar mucho tiempo y dedicación. Se trata de un ejercicio muy importante de síntesis, pero también, de estilo, y coloración con la realidad del mercado laboral. No te lo tomes a la ligera nunca y piensa en el cómo en tu tarjeta de presentación laboral.

Incluso independientemente del tipo de plantilla elegido, el curriculum adquiere una gran importancia en su contenido, contenido al que no siempre prestamos la atención que realmente se merece. Vamos a repasar una serie de claves de oro para poder garantizar que tenemos el contenido más cercano a la perfección en nuestro currículum.

La imagen es básica

No lo es todo, pero la imagen es muy importante. Debes tener claro que el reclutador apenas va a pasar medio minuto con el currículum en una primera toma de contacto, por ello, debe ser lo más atractivo posible, de fácil lectura y manejable.

Además, obviamente, debemos huir de una mala presentación en forma de manchas, borrones, faltas de ortografía, textos abigarrados, etcétera.

Una buena presentación es breve, no más de dos folios por cara, presenta un esquema de una estructura comprensible y eficaz, y visualmente es limpia y agradable a la vista. Buscar plantillas originales tratando de marcar diferencia con plantillas estándar puede ser una idea buena, sin embargo, cuidado podemos pasarnos de frenada y hacer un curriculum excesivamente extravagante, algo no muy recomendable.

Fidelidad en los datos

Este es un tema fundamental y controvertido. Seguro que en muchas ocasiones has oído aquello de engordar el currículum porque todo el mundo lo hace. Pues bien, ni siquiera en los datos debemos relajarnos, tiene que ser lo más fieles a la realidad. Ten encuenta esto cuando pienses como hacer el curriculum.

Esto vale tanto para los datos personales, con información actualizada de nuestra edad y foto reciente, como con los datos relativos a nuestra formación y experiencia laboral. Ser realista y honesto en los datos a la larga es favorecedor en una carrera profesional y plasmarlo en nuestro currículum es una buena opción.

En este artículo te damos claves sobre la entrevista de trabajo y cómo afrontarla

COMO HACER EL CURRICULUM

Estas buscando trabajo, no lo olvides

Puede parecer de perogrullo afirmar que hay que recordar que estamos buscando trabajo, pero, es importante hacerlo. Buscar trabajo es una actitud no sólo un estado. Esto significa que debes estar atento y alerta a las posibles opciones y comunicaciones derivadas de la entrega de tu currículum, si hemos dado nuestros datos de manera correcta es muy posible que recibamos en algún momento una llamada. Estar atentos a estas llamadas, atenderlas con cortesía y agradecerlas, y por supuesto cumplir los protocolos que se nos proponga en ellas son parte del proceso de búsqueda de trabajo.

La tecnología es tu amiga para buscar trabajo

Los tiempos del currículum en mano como única herramienta a la hora de postularse a un trabajo buscar empleo se han acabado. Afortunadamente hoy en día la tecnología es muy avanzada y nos permite aprovechar opciones que hace tan sólo un par de décadas atrás eran impensables.

Esto en la medida de lo posible debe relacionarse directamente con nuestro currículum, de entrada con la presencia de un correo electrónico como herramienta de contacto. Esto hoy en día es casi fundamental. El correo electrónico tiene que ser lo más profesional y neutral posible, olvídate de nombres chistosos o anacronismos o similar, que se ajusten lo más posible a los datos personales y que sea sencillo de leer y fácil de recordar.

Además de lo anterior las nuevas tecnologías pueden ayudar para potenciar tu marca personal, perfiles profesionales en Linkedin, o About.me son buenas herramientas que además pueden perfectamente insertarse en el currículum con sus enlaces. También, si utilizas Twitter como herramienta de búsqueda de trabajo y responde a criterios lo más profesional es posible en cuanto al nombre y contenidos puedes aportarlo en el currículum. Lo mismo ocurriría con Facebook, sin embargo, el uso de esta red social hace que sea poco recomendable al paréntesis aunque no descartes que los reclutadores te busquen en esta y otras redes sociales para comprobar tu actividad en ellas.

Ni mucho ni poco en el equilibrio están el éxito

No es necesario que cuentes toda tu vida y obra, pero tampoco que escondas datos que pueden ser al final realmente relevantes. Preparar un currículum es un proceso que debes realizar con tranquilidad y de manera meditada. Salvo excepciones en las que así se solicita, ofrecer más información personal al margen de elementos profesionales y de formación no es relevante e incluso puede ser contraproducente. Por otro lado, volvemos a insistir, la información debe ser lo más esquemática y clara posible, ser muy prolijo no siempre es lo más adecuado en un currículum y mucho menos.

Cuando se trata de ofertas de trabajo con exigencias concretas responde en primer lugar a estas. Por ejemplo, cuando se busca una persona con discapacidad, responden en primer lugar, tu grado de discapacidad o con las certificaciones o obligaciones profesionales que se exijan para el puesto.

Foto si o foto no

Este es un debate recurrente. Hay gente que afirma que la foto es adecuada y hay otras personas que señalan que puede ser incluso poco positiva. Sin embargo, si consideramos que en un currículum mostramos todo nuestro potencial parece de recibo pretender que también nuestra presencia es parte de esos activos. Desde este punto de vista la fotografía es siempre recomendable.

Ojo. Vivimos en la era de las nuevas tecnologías, nada de fotografías grapadas sobre un documento o encoladas. Se trata de una fotografía reciente, realizada exprofeso para el currículum, que nos muestre serenos y con actitud profesional, y desde el punto de vista técnico que se encuentre integrada digitalizada dentro del propio documento.

Formación y logros profesionales

Obviamente ambas cuestiones son muy relevantes en un currículum. Pero, si tenemos en cuenta que hemos insistido en que el currículo debe ser esquemático y no muy largo, entendemos la importancia de ser capaces de sintetizar ambos aspectos.

En el apartado de la formación no debes caer en el error de la formación reglada con formación alternativa o complementaria. Estructura las áreas de información de manera que la información reglada tenga un espacio para sí misma y después estructura la formación alternativa utilizando apartados adecuados.

Del mismo modo los logros profesionales deben encabezarse con una descripción breve, de dos o tres líneas, de lo que entendemos que aportamos laboralmente. Es una muestra de nuestras capacidades laborales, expectativas, metas y logros y éxitos profesionales anteriores. No se concede en muchas ocasiones la importancia que se debe a este apartado y sin embargo es muy importante.

Te mostramos en este post cinco preguntas que no son procedentes en la entrevista de trabajo

CURRICULUM PERFECTO

Experiencia profesional en el curriculum

La experiencia laboral por supuesto también es muy importante en un buen currículum. La manera perfecta de demostrar nuestra experiencia laboral es hacerlo a través de una descripción de las funciones y las tareas realizadas en cada uno de nuestros trabajos anteriores, competencias y niveles de responsabilidad.

Es interesante mostrar la evolución profesional en orden cronológico inverso o directo. Cuando existen huecos en este orden cronológico muestra en el apartado de formación los cursos o la formación complementaria o alternativa que realizaste durante este periodo, también de manera cronológica. No dejes huecos en el currículum, esta va a ser sin duda una pregunta segura en la entrevista de trabajo

Mostrar conocimientos útiles

Los conocimientos útiles deben ser reflejados en un currículum siempre. Además en la medida de lo posible debemos hacerlo con apartados propios, de este modo, si dominamos diferentes idiomas deberemos generar un apartado de idiomas, si dominamos ofimática deberemos reflejarlo, si dominamos redes sociales también…

Cuando existen títulos que respaldan este dominio de conocimientos útiles debemos indicarlos. No indicar estos títulos no es un problema en sí mismo, utilizaremos entonces los términos usuario, usuario medio, usuario avanzado. Es así, hay que ser sincero en el nivel de dominio que indicamos.

Un curriculum perfecto no es siempre el mismo curriculum

No todas las ofertas de trabajo son iguales, no todas las necesidades son iguales, por tanto no tiene mucho sentido que todos los currículum sean iguales. Esta es una de las claves de oro más importantes para lograr el curriculum perfecto: la flexibilidad.

Ten en cuenta que no estamos hablando de poner o quitar datos, de añadir mentiras o medias verdades o utilizar plantillas diversas cada vez, no. De lo que se habla es de adaptarse en la medida de lo posible a los perfiles profesionales que no se exijan las ofertas de empleo a las que nos postulamos. Esto significa hacer un proceso de investigación previo sobre la oferta de empleo, la empresa que la emite, etcétera.

Hacer esto nos permitirá resaltar aquellos aspectos que entendemos son claves en dicha oferta, las competencias solicitadas, con menor preponderancia en el texto, etcétera.

Un gran currículum va a llevar mucho tiempo y dedicación. Se trata de un ejercicio muy importante de síntesis, pero también, de estilo, y coloración con la realidad del mercado laboral. No te lo tomes a la ligera nunca y piensa en el cómo en tu tarjeta de presentación laboral.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *