Todo buen ferrarista (y en España hay muchos) debería al menos una vez en la vida peregrinar a Maranello y visitar el Museo Ferrari. Y los que ya