Puede que sea el vehículo legal en carretera más espectacular que el dinero puede comprar: el Apocalypse Hellfire, fabricado por la marca estadounidense Apocalypse Manufacturing. Un 6 × 6