Publicidad

Ser “el nuevo” en el trabajo

manito

Un nuevo trabajo nos enfrenta al desafío de entrar de lleno en un círculo que está formado y no siempre es fácil.  En los trabajos de oficina full time la relación con los compañeros es tan fundamental porque ocupan más de la mitad del día,  y excede el tiempo laboral, las relaciones personales pasan a grandes amistades.

Trabajar en un ambiente relajado hace nuestra vida y nuestro tarea mucho mas llevadera y productiva. De la misma forma que un clima hostil puede hacer de levantarnos todas las mañanas un infierno. Los buenos jefes promueven y fomentan la amistad de sus empleados usando al inteligencia emocional.

Para comenzar es bueno saber el lugar de quién estamos cubriendo: si era alguien querido, odiado, temido, subestimado, amigo personal de todos los presentes. Esto va a ser importante  porque es problable que estén comparando al nuevo todo el tiempo con el anterior.

Los primeros tiempos es mejor escuchar que hablar. No opinar mal de compañeros anteriores ni emitir juicios o prejuicios. Compartir anécdotas felices de trabajos anteriores.

Acordarse los nombres y ocupación de cada uno y cada cual en la empresa. Saludar a todos.

Estra atento a lo no dicho entre las personas. Hay muchas internas dentro de los trabajos que no son explícitas, pero hay estar atento a  las relaciones personales para saber quién es quién y especialnmente para no quedar atrapado en internas sin tener la más mínima intención.

Evitar los debates sobre temas sensibles, politica, religión, homosexualidad, drogas. Callarse o  esbozar una sonrisa sin participar cuando debería tomar una posición es lo mejor en estos casos. 

Averiguar qué es lo que hacen como ritos en el trabajo: salir a almorzar a la misma hora a un determinado lugar, tomar una cafe de tal o cuál marca, salir a fumar en determinado recreo, escuchar alguna radio en especial.  Una vez invitado a alguno de estos rituales colaborar en ellos, acercar e invitar el cafe, comentar las series que todos miran etc.

Tratar de compartir momentos fuera de la oficina cuando los compañeros también se juntan en el after office,  aceptar si es invitado y no rechazarlo por vergüenza.

Pagar el “derecho de piso“.  Es problable que el empleado nuevo tenga que hacer las tareas que nadie quiere realizar, que aprovechen su desconocimiento para hacerlo atender a las personas mas  molestas, que tenga que hacer el trabajo mientras los otros están jugando con la computadora.

Pasar esas pruebas es parte del proceso dentro del trabajo nuevo y de la aceptación grupal. Hay que respirar hondo, contar hasta diez y pensar que en breve ya llegará otro más nuevo con el que uno podrá vengarse.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *