Publicidad
Publicidad

Baja accidente laboral

accidente

En los últimos años ha aparecido una mayor sensibilidad hacia el inconveniente de la siniestralidad laboral en las sociedades de los países avanzados. Para España este problema es más complicado por que existe una interesante relación entre la temporalidad y la siniestralidad.

El actual mercado de trabajo se caracteriza por altos valores en la proporción de trabajadores temporales y también en el número de accidentes de trabajo. A raíz de esto, se han detectado cada vez en mayor medida que las bajas laborales han ocurrido después de un accidente laboral. Sobra de que los despidos, y crecidamente en esta etapa de trance que vivimos, cuando son imprevistos, generalmente se entiende que son injustos. Pero como no todos conocemos a la perfección la ley ni todos somos abogados, vamos a analizar un caso de baja luego de un accidente laboral para que veamos que se puede hacer.

Una persona que tiene cotizados 5 meses en la Seguridad Social, cuando salía del trabajo sufrió un accidente de tráfico, le dieron de baja al día siguiente y dos días posteriores fue despedido por la empresa. Las dudas que aquí surgen son: ¿Quien le va a pagar ahora teniendo en cuenta los 5 meses en la seguridad social? ¿Quien se hará cargo, la mutua o el seguro de la empresa?

Si se ha sufrido el accidente cuando iba o volvía a su casa, eso se cataloga como un accidente “in itinere”, lo que implica que tendrá derecho al cobro de la incapacidad transitoria, el 75% es lo que marca la ley, pero muchos convenios mejoran esa prestación en caso de accidente laboral hasta el 100%, siempre y cuando le hayan dado la baja. Se contara con ese derecho de la incapacidad transitoria hasta que le den de alta, a pesar de que la empresa lo ha despedido. El despido cuando ocurre en estas condiciones y es demostrable, podría llegar a ser despido nulo ya que estando de baja no se puede despedir. Concluyendo la temática que hoy se expuso, podemos destacar la importancia de consultar a un especialista en derecho para que no asesore sobre estas cuestiones.

Imagen – rodolfo herrera

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *