Bolsamanía

Creedme o cómo Netflix vuelve a dar en el clavo con una miniserie que plantea muchas dudas

Tras ese “serión” que ha sido (y es) Así nos ven, en la que Netflix narraba la historia de los jóvenes afroamericanos acusados de violar a una joven en Central Park, cuando en realidad eran inocentes, los suscriptores a este servicio streaming pueden ver ahora Creedme, otra serie en la que se plantean dudas en torno a una violación, pero esta vez desde el punto de vista de la víctima a la que da vida la joven actriz Kaitlyn Dever (The Last Man Standing).

Con solo 8 episodios, creedme si os digo que Creedme es una de las series de este otoño y tenemos la suerte de tenerla ya al completo en Netflix.

Con actuaciones memorables y un guión que muestra una capacidad notable para incluir hechos reales en su narrativa ficticia, Creedme es una serie que merece reconocimiento en las próximas entregas de premios y termina destacando dentro de los lanzamientos más recientes que nos ha ofrecido Netflix.

Basada en el artículo ganador de Pulitzer “Una historia increíble sobre la violación”, Creedme busca abordar temas incómodos de una manera impactante pero asimilable. A primera vista, la miniserie  sugiere que dedicará la mayor parte de sus esfuerzos al tema que involucra la “credibilidad” de las víctimas de violación y abuso sexual, un tema que ha sido ampliamente discutido en las recientes producciones de Hollywood. El primer episodio de la miniserie se centra exclusivamente en el caso de Marie Adler (Kaitlyn Dever), una joven que fue retenida y violada dentro de su propia casa, y cuyas declaraciones a la policía terminaron siendo analizadas hasta el más mínimo detalle, lo que eventualmente condujo a que la víctima acabara por no tener credibilidad.

El sentido común y la racionalidad dictan que siempre es esencial creer en la víctima, de modo que pueda darse el debido proceso para determinar la verdad de la situación. Pero la serie no solo está interesada en reiterar esta máxima, sino en observar las consecuencias de un sistema fallido, aunque lamentablemente plausible dentro de nuestra sociedad actual. Después de todo, el debido proceso en cuestión eventualmente condujo a circunstancias en las que Marie se vio atrapada por las consecuencias de su acusación, lo que provoca consecuencias por falsa acusación, generando una bola de nieve que no deja de crecer desde entonces,

El piloto de Creedme es impactante, además de estar muy bien enfocado, priorizando el aspecto humano de esta historia antes de comenzar cualquier investigación que realmente llene el resto de la temporada. La perspectiva de Marie continúa siendo retratada a lo largo de los siguientes episodios, pero la mayor parte del enfoque ahora se centra en los esfuerzos de dos detectives tres años después para encontrar el rastro de un violador en serie. Los personajes aún no conocen la existencia de Marie, pero para nosotros los espectadores, el peso del primer episodio nunca deja de surgir durante cada etapa de esta búsqueda.

Muchos de los cumplidos de Creedme se dirigirán adecuadamente al elenco de la miniserie. Toni Collette puede ser el nombre más llamativo entre los protagonistas, pero aunque su interpretación es totalmente digna de expectativa, es Merritt Wever quien realmente  impresiona con el equilibrio presentado en su personaje. Los detectives contrastan bien entre sí, produciendo parte de la dinámica dúo típica en la que el género policial a menudo encuentra consuelo. Pero mientras Collette asume el papel de “policía dura” e inteligente, Wever es responsable de brindar una representación más humanizada de su personaje, cuya personalidad parece ser emocional pero rodeada de una eficiente frialdad profesional.

La forma en que muchos de estos personajes están escritos para evitar cierta vilanización y glorificación es también uno de los grandes activos de esta narración. Comenzando con los policías que tomaron el testimonio de Marie y que podrían haber sido acusados ​​por su negligencia, terminan mostrando la racionalidad de sus pensamientos de una manera orgánica y comprensible, a pesar de los terribles errores que comenten. Además, las detectives tampoco se elevan al rango de “grandes salvadoras” inmaculadas, exponiendo sus líneas de pensamiento defectuosas e igualmente apetecibles (excepto por el final emocional, por supuesto, donde se necesita un poco más de libertad para llegar a una resolución sentimental)

Otro punto del guión que también merece atención es la caracterización y las diferentes reacciones de cada víctima que aparecen a lo largo de la historia. Dicha diversidad es esencial para ilustrar algunos de los argumentos que la serie expone sobre la situación inicial de Marie, y finalmente enriquece el panorama de la investigación y brinda al espectador una mayor participación emocional.

Kaitlyn Dever, mientras tanto no deja de subir en su carrera. Después de ser elogiada por la película “Booksmart“, la actriz que se hizo un poco conocida con la comedia Last Man Standing termina ofreciendo una actuación conmovedora en un papel en el que las pequeñas interpretaciones marcan la diferencia para no hacer del personaje una combinación de sus reflejos en los medios. El sufrimiento de Marie es evidente, pero la actriz también transpone la renuncia del personaje con la sutileza necesaria para no terminar desfigurando una historia que no olvidemos, se basa en hechos reales.

La progresión de la investigación puede es tan emocionante como se espera de cualquier drama de investigación sobre asesinatos y secuestros. Las escalas y los riesgos aumentan gradualmente a lo largo de la trama, involucrando al espectador a medida que más sospechosos y víctimas encajan en nuevas piezas. Aún así, el ritmo y el compromiso se ralentiza un poco a mitad de temporada, pero se conduce bien hasta los dos episodios finales que retoman toda la grandeza de la que ya puede presumir Creedme (de todos modos seis episodios en lugar de ocho habrían hecho mejor favor a la miniserie).

Y si bien el guión y la actuación pueden elevar Creedme a las alturas de ser una de las grandes series de este año, la estética de la miniserie es tan inhibidora que muchos pueden decir que en ocasiones resulta algo predecible. Lo mismo puede decirse de la banda sonora, que rara vez excede la función de mantener la atmósfera emocional que equilibra las dos líneas narrativas. Es evidente cuanto ha valorado la dirección el acercamiento de estos personajes al espectador mucho más que cualquier florecimiento visual que pudiera liderar la escena.

Creedme está dispuesta a contar una historia basada en hechos reales que involucra temas relevantes pero aún sensibles para la audiencia de hoy. Sin embargo, nunca se deja caer en el mero cumplimiento de proporcionar un servicio o discurso, y concluye su trama de manera productiva y gratificante. Aunque la narrativa es emocionalmente agotadora en algunos puntos, la sensación de optimismo que permanece después del último episodio es bienvenida. Las narraciones contenidas y enfocadas de miniseries como esta permiten una experiencia más consistente y distinguible para el espectador, y dados los buenos resultados que se ven aquí, Netflix debería considerarlas con más aprecio.

Escrito por | 15 de septiembre de 2019 | 0 comentarios
Categorias: Critica | Etiquetas: , , ,
Netflix ha dado a conocer el primer tráiler de Unbelievable, serie limitada de ocho episodios de
Vanessa Bell Calloway (Saints & Sinners ) va a tener un papel recurrente en Unbelievable, una serie
El actor de Narcos, Eric Lange, se va a mantener ocupado con papeles recurrentes en
La actriz de Homeland Elizabeth Marvel y Liza Lapira (9JKL) se han unido al elenco recurrente de
Kai Lennox (The Unusuals), Dale Dickey (Leave No Trace), Austin Hébert (Jack Reacher: Never Go Back) y Omar Maskati (Better Call Saul) están

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta