La Fiscalía: directivos de BBVA cobraron dádivas para contratar a Villarejo

Pide la imputación de BBVA por cohecho, revelación de secretos y corrupción

Elena Lozano
Bolsamania | 24 jul, 2019 11:56 - Actualizado: 12:17
ep nuevo logobbvalas puertassu sedemadrid
Nuevo logo del BBVA a las puertas de su sede en Madrid.Eduardo Parra - Europa Press

BBVA

4,768

17:38 15/11/19
0,58%
0,03

La Fiscalía Anticorrupción sospecha que algunos directivos de BBVA cobraron "dádivas" por parte de Grupo Cenyt, la empresa del excomisario de Policía José Manuel Villarejo, para mediar en su contratación, que se extendió entre los años 2004 y 2017. Así lo recoge en el escrito en el que pide al juez del caso Villarejo, Manuel García Castellón, la imputación de la entidad por los delitos de cohecho, revelación de secretos y corrupción.

El Ministerio Fiscal ha decidido finalmente pedir la imputación de BBVA en la causa que investiga la contratación de la empresa de Villarejo por el banco para, presuntamente, espiar a empresarios, autoridades y periodistas inicialmente para frenar el intento de asalto de Sacyr al consejo de administración de la entidad y el derrocamiento de Francisco González.

"Alguno de los directivos investigados [el juez imputó a ocho, entre los que se encuentra el ex consejero delegado Ángel Cano] habría percibido dádivas del entorno del Grupo Cenyt por la facilitación de tales contrataciones", lo que implica un delito de corrupción en los negocios, como explica la Fiscalía en su escrito.

Además, la Fiscalía cree, basándose en el análisis de la documentación incautada a la entidad, que la contratación y los pagos presuntamente ilícitos a Grupo Cenyt afectaron a "varias áreas sensibles del banco y a diversos ejecutivos de la entidad" durante un periodo de tiempo "prolongado".

Los fiscales creen que la contratación de la empresa de Villarejo se hizo para desarrollar, presuntamente, "servicios de inteligencia y/o de investigación de naturaleza patrimonial y carácter ilícito", teniendo en cuenta que el excomisario de Policía era un funcionario policial en activo, lo que implicaría un delito de cohecho activo.

Además, el presunto espionaje a empresarios, autoridades y directivos supuso una "reiterada injerencia" en los derechos fundamentales de las personas afectadas, dado que se produjo a través de "seguimientos personales y acceso a sus comunicaciones o a su documentación bancaria". Estos hechos implican "múltiples delitos" de descubrimiento y revelación de secretos.

La Fiscalía, teniendo en cuenta todos estos hechos y dada su solicitud de imputación a BBVA como persona jurídica, pide al juez que desestime la petición del banco de personarse en la causa como acusación particular.