Publicidad
Publicidad

Trabajar en cooperativa

En épocas de crisis, de quiebra de empresas y despidos masivos hubo casos en que los trabajadores se unieron, siguieron trabajando defendiendo sus puestos y se transformaron en cooperativas de trabajo y las sacaron adelante. Se las conoce como “empresas recuperadas”.
Trabajar en cooperativa tiene  sus pros y sus contras, como todo.  Estas estructuras varían y pueden tener distintos tipos de relaciones laborales:
tercerizado (generalmente de otras cooperativas de trabajo), contratado, pasante o socio.
La sustancial diferencia es que uno como trabajador es también socio y no existe la figura de los jefes y que la ganancia de uno es la ganancia de todos.
Para ser socio se pone un pequeño capital inicial y el retorno es para todos el mismo.
Pilar trabaja en una cooperativa grafica que produce un medio especializado en cuestiones legales que se produce en papel y en linea: “Para mí la ventaja es que la sensación de que crecer económicamente es un colectivo. Si mi retorno sube, el tuyo también, sólo varían la antigüedad y las horas extras”.
En una estructura donde no existe la figura el jefe la relación entre los compañeros también es diferente: “Se apela al diálogo, la gente tiene mas paciencia. Donde sobran los caciques y faltan indios hay problemas, pero mis coordinadores de área son muy buenos. Hay diferencias y peleas como en todos los ambientes, pero sos socio de la empresa el cooperativismo tiene cosas muy buenas”, asegura Pilar.

Image: Pixomar / FreeDigitalPhotos.net
Image: Pixomar / FreeDigitalPhotos.net

En épocas de crisis, de quiebra de empresas y despidos masivos hubo casos en que los trabajadores se unieron, siguieron trabajando defendiendo sus puestos,  se transformaron en cooperativas de trabajo y las sacaron adelante. Se las conoce como “empresas recuperadas”.

Trabajar en cooperativa tiene  sus pros y sus contras, como todo.  Estas estructuras varían y pueden tener distintos tipos de relaciones laborales: tercerizado (generalmente de otras cooperativas de trabajo), contratado, pasante o socio.

La sustancial diferencia es que uno como trabajador es también socio y no existe la figura de los jefes y que la ganancia de uno es la ganancia de todos. Para ser socio se pone un pequeño capital inicial y el retorno es para todos el mismo.

Pilar trabaja en una cooperativa gráfica que produce un medio especializado en cuestiones legales que se produce en papel y en linea: “Para mí la ventaja es que la sensación de que crecer económicamente es un colectivo. Si mi retorno sube, el tuyo también, sólo varían la antigüedad y las horas extras”.

En una estructura donde no existe la figura el jefe, la relación entre los compañeros también es diferente: “Se apela al diálogo, la gente tiene mas paciencia. Donde sobran los caciques y faltan indios hay problemas, pero mis coordinadores de área son muy buenos. Hay diferencias y peleas como en todos los ambientes, pero sos socio de la empresa el cooperativismo tiene cosas muy buenas”, asegura Pilar.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *