Publicidad
Publicidad

Reglas para una moderación exitosa

imagen pluma

Las ideas pueden nacer con mucho impulso y ganas generalizadas, pero decaen cuando no hay avances y aparece la sensación de “perder el tiempo”. Para esto hay técnicas sencillas que evitan el desgaste de los miembros de un proyecto grupal y el rol del moderador es crucial.

– Las reuniones grupales toman una hora y media. Ni mas ni menos.

– Antes de entrar a la reunión el moderador debe tener una lista de puntos de lo que debe resolverse en esa reunión.

Los primeros cinco minutos son de acomodarse, saludarse y hablar de otra cosa para distender y “dejar la calle afuera”. Al minuto seis el moderador debe entrar en tema.

– Usualmente las reuniones de proyectos incluyen discusiones, anécdotas personales que no vienen al caso e idas por las ramas fuera de tema. Es tarea del moderador dejar  que esa conversación fluya y tratar de traerla de vuelta  a los puntos de discusión que anotó antes de entrar a la reunión.

– El moderador irá anotando ideas, sugerencias, temas nuevos y conclusiones  que se dieron en el debate y considere relevantes.

Quince minutos antes del fin de la reunión sintetiza la reunión (sirviendose de las notas que tomó), responde las preguntas que tenía anotadas que debían ser resueltas y si no llegaron a una respuesta concreta las busca en los quince minutos que quedan.

– Por último se plantea una nueva reunión y se adelantan los temas que deben resolverse antes de la próxima reunión para ser tratados en equipo.

Si bien los líderes tienen características de personalidad que los transforman en tales, estas reglas de organización evitan la desmotivación,  hacen que el proyecto avance y no hay nada mas alentador que ver una idea convertida en realidad y ser parte de ella.

Publicidad

One response to “Reglas para una moderación exitosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *