Publicidad
Publicidad

Elementos clave para el autoempleo

Ya hemos hablado en anteriores ocasiones sobre unos momentos como los actuales donde a la escasez de ofertas de empleo se une un enorme crecimiento en la demanda, factores que, obviamente dificultan mucho el acceso al mercado laboral tanto para personas que previamente ya hayan tenido una ocupación como para las que pretende encontrar su primer trabajo.

En este contexto una progresiva vuelta al autoempleo está resultando patente como opción nada desdeñable para esa incorporación al mercado laboral que en otras circunstancias resulta tan compleja, sin embargo, debemos tener en cuenta que también el autoempleo ha cambiado acorde a los tiempos actuales y responde en buena medida a una serie de claves, si no nuevas, si al menos diferentes en comparación con tan solo una década atrás.

Claves del autoempleo

¿Sabes en que sectores se ha creado empleo incluso durante la crísis? en este post te damos pistas

Curiosamente, aunque como veremos tiene una explicación lógica, se está produciendo en el autoempleo y el microempleo, una suerte de regresión en el tiempo, que lo lleva, en un momento de globalización completa en todos los órdenes de la vida, a potenciar el desenvolvimiento de la propuesta laboral de la personas que eligen esta opción en entornos muy concretos y en una especie de vuelta a los servicios y trabajos al detalle, que, y aquí está la explicación a este hecho, tiene sin duda mucho que ver con los diferentes periodos cíclicos de crisis que, por ejemplo, nuestro país ha conocido.

Si se hiciera un análisis de casos de éxito medio en los microempleos generados en los últimos tres años encontraríamos sin duda elementos comunes muy interesantes a la hora del análisis.

El primero de ellos reside precisamente en el carácter de microempleo. Si en un entorno de flujo de crédito a las empresas y bonanza económica generalizada la tendencia en la creación de pequeñas empresas es el asentamiento y la expansión, hoy en día el impulso principal de este modelo de trabajo es la creación de espacios laborales propios, en muchos casos individuales, como alternativa a un mercado de trabajo en el que el usuario no encuentra acomodo.

Otra característica destacable de esos casos de éxito es el hecho del propio sentido de los empleos generados en el entorno en el que se ubican. La observación de los servicios y entornos profesionales inmediatos se ha convertido en una herramienta fundamental a este nivel, generando propuestas que vengan a mejorar lo ya existente o abrir nuevas maneras de atender tanto nuevas como ya existentes demandas.

A todo lo anterior hay que unir un hecho también irrefutable, en un momento en el que los medios de comunicación globales, con internet a la cabeza, acercan virtualmente pero alejan físicamente las transacciones comerciales, la confianza del usuario en el trato directo, al detalle, está ganando enteros a la hora de la elección de servicios y proveedores.

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *