Publicidad
Publicidad

El dinero da la felicidad hasta los 26.600 euros anuales

¿Acaso es cierto que el dinero da la felicidad? El grado de satisfacción de un país depende de la riqueza de sus habitantes, pero solo hasta cierto nivel de ingresos, a partir del cual la población empieza a ser cada vez más infeliz.

¿Cuál es el grado de desarrollo económico y bienestar material que nos hace felices? Según los economistas, el nivel de ingresos óptimo para la felicidad, conocido también como “punto dulce”, está en los 26.600 euros anuales de PIB per cápita (36.000 dólares).

Además, se ha descubierto que los habitantes de los países más desarrollados se están volviendo cada vez más infelices, ya que al superar dicho nivel de riqueza nos empezamos a alejar de la felicidad.

Los dirigentes siempre han intentado optimizar el desarrollo económico para brindar a la ciudadanía un estándar de vida cada vez mejor, y aun así, se están viendo cada vez más indicios de infelicidad. Por ello, los investigadores se han empeñado en encontrar la relación entre riqueza y felicidad.

riqueza y felicidad

En el estudio que fue publicado en la revista científica PLOS One, los investigadores liderados por los economistas Eugenio Proto, perteneciente al Departamento de Económicas de la Universidad de Warmick, en Reino Unido, y Aldo Dustichini, de la Universidad de Minnesota, en Estados Unidos, confirman la hipótesis de que el grado de satisfacción de los habitantes de los países pobres crece según aumenta su nivel de riqueza, ya que les brinda recursos para cubrir sus necesidades básicas con mayor facilidad. Pero también han comprobado que el nivel de satisfacción crece hasta tocar techo y comienza a caer según la riqueza supera los 26.600 euros de PIB per cápita.

En la investigación se analizaron las estadísticas de más de 50 países integrantes de la Encuesta Mundial de Valores (World Value Survey) realizada entre los años 2010 y 2012, que cruzaron los datos del PIB ajustados con valores de paridad de poder adquisitivo, para así tener en cuenta el valor del tipo de cambio de cada divisa a la hora de establecer la media.

Más aspiraciones económicas = Más insatisfacción

Según los datos más recientes, en Reino Unido, el PIB ajustado siguiendo el índice PPA es de aproximadamente unos 27.300 euros, y los investigadores han comprobado que la felicidad de los británicos está decayendo: “Cuanto más dinero hay en un país, más crecen las expectativas de consumo. Lo que sugiere que se crea más infelicidad ya que las personas empiezan a sentirse desgraciadas al tener que perseguir unas expectativas de vida más altas”.

Empeño en guardar las apariencias

“Para los Gobiernos es fundamental encontrar el nivel de riqueza necesario para hacer feliz a un país”, indica Eugenio Proto. “La ejecución de muchas de las políticas económicas están centradas en mejorar los índices oficiales de riqueza”. Sin embargo, “cuanto más rico es un país, más infeliz es la población por el esfuerzo que supone mantener el estatus y guardar las apariencias“.

Los economistas encargados del estudio han llamado brecha de aspiraciones al punto de inflexión en el que el dinero deja de dar la felicidad. El hallazgo corrobora la Paradoja de Easterlin: ganar más dinero no da la felicidad.

Fuente: Expansión.com

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *