Publicidad
Publicidad

Como comportarse en una entrevista de trabajo

Vaya por delante que no existe un manual de la entrevista de trabajo perfecta. Esto quiere decir que todos los consejos pueden resultar interesantes, pero que siempre tendrás que adaptarlos a tu personalidad, al tipo de trabajo que buscas, y por supuesto al entrevistador con el que realizaras el proceso.

ENTREVISTA DE TRABAJO

Y es que lo primero que hay que incorporar en la preparación de una entrevista de trabajo es que se trata de una parte más del proceso de buscar trabajo. Esto hay que valorarlo en su justa medida: ni el hecho de haber llegado a la entrevista laboral es un éxito que garantiza el empleo, pero tampoco es un paso menor, ya que hemos superado una parte muy importante del proceso y podríamos decir que estamos a medio camino.

Valorar en su justa medida la entrevista de trabajo nos va a permitir ser más cautos en su preparación. Y es que la preparación de la entrevista es básica. No podemos fiarlo todo al impacto que suponemos habrá tenido nuestro currículum, ni tampoco a esas cualidades naturales en la comunicación que pensamos nos adornan.

Es importante, en la medida de lo posible, conocer el tipo de empresa para qué vamos a presentar nuestra candidatura, si es posible, más aún, el tipo de entrevistador con el que nos vamos a enfrentar. Obviamente esto no es sencillo y en muchas ocasiones no vamos a poder afinar al máximo la preparación de la entrevista, por ello hay una serie de cuestiones generales que merecen mucho la pena tener en cuenta.

Dividiríamos realmente en dos grandes grupos estas cuestiones, el de la comunicación no verbal y el de la comunicación verbal.

Consejos sobre la comunicación no verbal en la entrevista de trabajo

Aquí como verás, la gran mayoría de cosas son de sentido común. Realmente no se trata de forzar tu personalidad hasta el punto de ser un personaje lejos de tus características habituales, al contrario, se trata de moderar algunos aspectos en favor de una imagen correcta.

Esto empieza por el propio vestuario y su elección. Aquí encontrarás realmente todo tipo de consejos, desde los que afirman que para el hombre del traje es una herramienta infalible y que para la mujer discreción y traje de chaqueta y falda… Bueno, esto tal vez pudo tener algún sentido en el pasado, hoy en día realmente no es necesariamente así. Obviamente, si en el puesto de trabajo al que aspiras se espera de ti una imagen concreta, el traje y la discreción por ejemplo, será interesante que en la entrevista de trabajo luzcas de este modo, ya que ésta será la vestimenta más aproximada a la que utilizarás en su desempeño profesional. Pero no tiene tanto sentido que fuerces esto si realmente la imagen en tu posible empleo es otra. Desde luego esto está reñido con ir aseado, vestido de manera correcta y con imagen de frescura. Ser correcto en la imagen está bien si te pasas puedes acabar convertido en una caricatura.

La actitud que mantengas desde el inicio de la entrevista de trabajo es muy importante. El equilibrio es básico en una entrevista de trabajo, un exceso de entusiasmo puede ser malentendido, pero también una falta de tensión en la comunicación puede llevar a pensar que es una persona con un exceso de timidez o que ocultas algo.

El equilibrio es una actitud que puede lograrse cuando no se tiene. Estás ante una entrevista que a lo sumo pueden durar un tiempo limitado, ser capaz de mantener una actitud equilibrada, sin excesos, y ajustada a la dinámica de la entrevista puede ensayarse. Esto además puede ser especialmente útil para personas en los extremos, o excesivamente comunicativas  o excesivamente tímidas.

A partir del saludo con el entrevistador o entrevistadores, que puede ser desde un apretón de manos hasta dos besos, y va a depender de la iniciativa que tomar entrevistador, todo se desarrolla o debe desarrollarse según los cauces del sentido común, debes evitar cosas como masticar chicles, comer caramelos, o comer cualquier cosa, debes evitar adoptar posturas excesivamente laxas en la silla, es interesante procurar mantener una postura erguida, mirar al entrevistador de frente a los ojos, y hablar de manera natural, no importar la voz y mantenerse lo más relajado posible.

La seguridad en ti mismo es básica en una entrevista de trabajo, incluso en aquellos casos en los que no vayas a obtener el trabajo causar una buena impresión en el entrevistador puede significar llamadas futuras.

Mantener normas básicas de conversación ya es todo un éxito. Estas normas pasan por cuestiones como no tener un exceso de locuacidad, no interrumpir al entrevistador cuando habla, escuchar las preguntas con interés y responder de manera correcta lo más concisa de posible, e incluso, si alguna pregunta que resulta rara o no la entiendes, solicitar al entrevistador que te la explique o la vuelva a repetir.

Tras la entrevista debes despedirse de la misma manera firme y segura con la que saludaste, si es posible que han proporcionado sus nombres, puedes incluir en la despedida el nombre de cada uno de los entrevistadores. Huye de fórmulas que presionen sobre si te llamarán o no te llamarán, ni tampoco intentes en unos segundos volver a insistir sobre tus virtudes, has tenido la entrevista para hacerlo así que este es el momento exclusivamente de despedirse.

En este post mostramos lo que hay que saber para buscar trabajo después de los 50

IDEAS ENTREVISTA DE TRABAJO

Consejos sobre la comunicación verbal en la entrevista de trabajo

Realmente la comunicación verbal debe ir pareja a la no verbal, no tendría mucho sentido decir algo con nuestro cuerpo, con nuestra imagen y postura, para decir todo lo contrario verbalmente.

Es interesante adoptar un tono natural, lo más cercano al tuyo, no importa es la voz ni tampoco busques tonos neutrales que puede convertirse en monótonos. A la hora de responder a las preguntas nunca muestres arrogancia, no des nada por sobreentendido y responde de manera explicativa pero concisa. Si debes hacer alguna pregunta que ésta sea relevante con respecto al transcurso de la entrevista, si no, espera al final cuando te ofrezcan la posibilidad de realizar preguntas.

Por supuesto debes huir del lenguaje coloquial, de los tacos y las interjecciones que igual utilizas en tu día a día, aquí no pueden estar presentes bajo ningún caso. Tampoco, en el extremo opuesto,  siempre es un lenguaje expresivo, barroco o de difícil comprensión si al emplear un lenguaje técnico porque así lo requiere la entrevista en el puesto de trabajo es correcto, todo lo demás puede sobrar.

Se supone que has hecho a fondo una preparación de la entrevista que también tiene que ver con un amplio repaso a tu currículum. Y desde luego los entrevistadores van a querer corroborar datos desde currículum a lo largo de la entrevista. Debes responder de manera adecuada a lo que figura en tu currículum, aquí entra en juego ese debate sobre si adornar el currículum es conveniente o no. Desde luego no es una buena idea, tanto porque en cualquier momento puedes cometer un error sobre el adorno, y arruinar la entrevista de trabajo con una incongruencia evidente, como porque puede tener consecuencias futuras importantes en tu carrera profesional.

La mentira no es una buena aliada en una entrevista de trabajo. Es más interesante, si la has preparado a fondo, cubrir los posibles puntos negros con cuestiones positivas antes que mentir: un ejemplo tosco, es mucho mejor decir que has tenido un periodo de inactividad de un año en el cual has realizado cursos de formación (que obviamente has realizado) a inventar una excusa peregrina sobre ese periodo de tiempo sin rellenar dentro de tu experiencia laboral.

Descubre en este artículo claves para hacer el curriculum perfecto

CONSEJOS ENTREVISTA DE TRABAJO

Resumen de ideas sobre la entrevista de trabajo

Tener éxito en una entrevista es casi tan importante como tu experiencia de trabajo o tu formación académica. Tu curriculum vitae puede decir mucho, pero si tú no muestras tu potencial en la entrevista, nada tendrá sentido y no obtendrás el empleo.En primer lugar, sé puntual: 5 minutos antes está bien, ni mucho antes ni mucho menos tarde.

La cuestión estética: vístete de manera formal pero no demasiado, de tal modo que no te sientas incómodo.  Las mujeres no deberán lucir demasiado provocativas, por lo que conviene evitar las faldas muy cortas y los escotes. Tampoco es recomendable abundar en maquillaje o tener el cabello desarreglado.  Acudir a la entrevista siempre bien aseado y arreglado.

La actitud también es fundamental: evita sentarte con los brazos cruzados o de modo demasiado rígido. Tampoco el otro extremo (como si estuvieras en tu sofá viendo una película), pero sí de manera relajada y tranquila. Cuando saludes a quien te entrevista, toma su mano de manera firme, sin apretar y mirándolo siempre a los ojos. Mientras hablen, mira a la persona a los ojos y muéstrate confiado.

Conviene que “estudies” un poco la empresa antes de ir a la entrevista: a qué se dedica, cuáles son sus productos, cuáles son sus competidores, etcétera.

Siempre es importante destacarse por sobre el resto de los postulantes: habla de ti mismo como la persona capaz de aportar lo que la empresa está buscando, y de solucionar los problemas que el sector o la empresa tienen. El postulante elegido será aquel con el mayor “valor agregado”.

No te limites a responder preguntas como si se tratara de un interrogatorio: pregunta condiciones del puesto de trabajo, interiorízate sobre lo que busca la empresa, convierte la entrevista en una conversación amena.

Por último, pero no por ello menos importante, pregunta a tu entrevistador cuándo tendrás noticias sobre los resultados de la búsqueda y envía varios días después una carta (o correo electrónico) de agradecimiento a tu entrevistador para darle las gracias por su tiempo y hacer un seguimiento del proceso.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *