Publicidad
Publicidad

379.974 personas fueron víctimas de un ERE en 2013

En el año 2013 un total de 379.972 trabajadores sufrieron un expediente de regulación de empleo, cinco veces más que en el año 2007, al inicio de la crisis. No obstante, esta cifra supone un descenso de 81.106 personas con respecto a los afectados por un ERE en el año anterior.

 Los ERE han sido uno de los instrumentos más utilizados desde el inicio de la crisis para que las empresas ajustaran sus plantillas.

379.974 personas fueron víctimas de un ERE en 2013

  • Las peticiones de adhesión al ERE voluntario de Renfe superan las previsiones

Estos procedimientos de tipo administrativo-laboral consisten en la aplicación de despidos colectivos o parciales, suspensiones de las relaciones laborales o reducciones en las jornadas de trabajo de los empleados, y se inician a partir de causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.

 Antes del inicio de la recesión, en el año 2007, se aplicaron en España un total de 3.794 ERE que afectaron a 76.042 trabajadores, una cifra que en tan solo dos años se multiplicó por siete hasta llegar a los 583.313 empleados. La cifra de expedientes puestos en marcha en 2013 es de 28.415, la segunda más alta desde el comienzo de la crisis, aunque un 20% inferior a la de 2012, cuando se registró el máximo de 35.521 expedientes de regulación.

 Si analizamos cada tipo de expediente, en 2013 fueron despedidas mediante un expediente de regulación 70.351 personas, un 15,1% menos que en 2012. Las suspensiones de contrato afectaron en 2013 a 234.116 personas, lo que implica una reducción del 22,1% respecto a la cantidad de personas que vivió esta situación un año antes, mientras que a 75.505 personas se les aplicó una reducción de jornada (el 24,3% menos).

 Por Comunidades Autónomas, Cataluña resulta la más favorecida, con un descenso de 19.324 trabajadores afectados, seguida por la Comunidad Valenciana, con 17.708 menos; Castilla y León, con 16.813; Andalucía, con 10.724 y País Vasco, con 9.499.

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *