Publicidad
Publicidad

Tips para las entrevistas de trabajo

la-entrevista-de-trabajo

Una vez que ya hemos visto como debes de preparar las entrevistas de trabajo, ahora vamos a ir sobre ellas, vamos a ver unos pequeños consejos que puedes seguir para que tu entrevista de trabajo sea un éxito, y puedas salir de ella con el empleo en el bolsillo, causando una fantástica impresión al entrevistador.

¿Qué consejos debo de seguir durante una entrevista de trabajo?

1. Primera impresión: Es triste, pero la primera impresión es la que cuenta. Al igual que en las relaciones sociales, en las entrevistas de trabajo una primera impresión positiva es fundamental para encauzar el resto de la entrevista. Así que, cuando entres saluda con sencillez, “Buenos días, Sr./Sra. …”, saluda con un apretón de manos, esboza una sonríe y mira siempre a los ojos. Después aguarda a que te inviten a sentarte y cuando lo hagas siéntate derecho, con cuidado de no hacerlo en el borde de la silla, que demostraría inseguridad, ni demasiado hacia atrás, que indicaría falta de respeto.

2. La entrevista en sí: En primer lugar, no tutees al entrevistador, a no ser que él o ella te lo pida, después muéstrate amable y simpático, aunque no graciosillo. Evita los gestos que puedan indicar tu nerviosismo como moverte demasiado en la silla, golpear con el boli, o morderte las uñas. Por otro lado, nunca interrumpas al entrevistador y mantén contacto visual, aunque sin mostrarte intimidativo.

Intenta vender tus cualidades, pero siempre con la sinceridad por delante. Nunca mientas en una entrevista de trabajo, porque te resultará contraproducente. Para ello debes de mostrarte hablador, aunque no demasiado y dejando que el entrevistador tome siempre la iniciativa de la conversación.

Por otro lado, si te ofrecen una bebida, acéptala, pero asegúrate de nunca pedir bebidas alcohólicas.

3. Al terminar la entrevista: Los entrevistadores siempre acaban sus entrevistas ofreciendo al entrevistado la posibilidad de realizar una pregunta. Prepárate algunas, pero que sean genéricas del puesto, no preguntes tu sueldo, ni tu horario, ni cosas por el estilo, porque muestran poca predisposición al trabajo.

Despídete con un apretón de manos y abandona la sala con seguridad.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *