Publicidad
Publicidad

Tengo trabajo y sí, me quejo

Los perfiles más demandados por sectores: medicina y saludLa población española puede presumir de muchas cosas pero si, desde luego, hay algo de lo que no, eso es del empleo. El Gobierno acumula deudas y muchas empresas echan el cierre. Esta situación no les permite mantener los mismos trabajadores que antes de la crisis pero no esto es lo único a tener en cuenta.

Bajada de sueldos

Son pocos los trabajadores que han conseguido mantener su puesto de trabajo o encontrar uno nuevo. Sin embargo, también es cierto que los salarios, por lo general, han bajado. Algunos que no han visto un descenso en sus ingresos sí que lo han visto congelado. Esto en realidad significa una bajada salarial, ya que en teoría, los salarios deben subir anualmente lo suficiente para compensar el subida de la inflación interanual por lo que, si no lo hacen, se traduce en una pérdida del poder adquisitivo. Si un año la inflación aumenta en un 3% y nuestro salario se congela, estaremos perdiendo un 3% de poder adquisitivo.

Aumento en el volumen de trabajo

Muchas empresas se han visto obligadas a reducir su plantilla ya que su presupuesto no permite mantener el mismo número de trabajadores que antes, sin embargo, aunque en muchos el número de clientes se haya visto reducido, la cantidad de trabajo que ha de realizarse en la mayoría de los casos no es mucho menor. Esto se traduce en que los trabajadores que ha conseguido seguir formando parte de la plantilla, han de realizar su trabajo de siempre y además, el de los trabajadores que han sido despedidos.

En muchos casos, la plantilla se reduce a la mitad, por lo que, aunque el trabajo se reduzca, por ejemplo, en un 15%, los trabajadores deberán realizar mucho más trabajo del que les correspondía inicialmente. Esto repercute negativamente en los trabajadores, en los que el nivel de estrés aumenta y que, en muchos casos, se ven obligados a realizar horas extras, por supuesto, no pagadas.

De aquí surge el debate

Tener trabajo hoy en día es una gran suerte pero, sin embargo, las condiciones en algunas ocasiones son pésimas o por lo menos, peores que hace unos años. Cuando existe una necesidad real como puede ser pagar una hipoteca o mantener a una familia, las personas pueden llegar a realizar cualquier tipo de trabajo y bajo cualquier condición, sin embargo, esto no significa que sea correcto.

Hay personas que, pese a mantener su trabajo y poder recibir un sueldo a final de mes, han visto su calidad de vida empeorada pero sin embargo, no pueden dejar el trabajo actual para buscar uno mejor por temor a no encontrar otro.

Por tanto, aquello de “tú no puedes quejarte, que tienes trabajo”, en ocasiones no tiene razón de ser, dado que tienen trabajo, sí, pero con qué condiciones.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *