Publicidad
Publicidad

Datos del desempleo: ¿cambio de tendencia o estacionalidad y descenso de la población activa?

Datos del desempleo: ¿cambio de tendencia o estacionalidad y descenso de la población activa?

Los datos de la encuesta de población activa, publicados ayer jueves, arrojaron la mejor cifra en los últimos cinco años en lo que se refiere al descenso trimestral de los desempleados, que, con una rebaja de las personas inscritas a los servicios públicos de empleo de 225.200 personas, se convertía en el mejor dato desde el año 2008, y además por extensión, suponía un descenso del 3,6% con respecto al primer trimestre de este año 2013.

Además, aunque prácticamente a título testimonial, se bajaba de la barrera de los 6 millones de desempleados.

Estos datos que acaban por situar la tasa de paro en el 26,26%, se acompañan de otras cifras como la disminución de la población activa en casi 80.000 personas, así como la disminución de la tasa de incremento del paro con respecto a las mismas fechas del año anterior, que en este caso se sitúan en la mitad.

Obviamente, a la disminución del paro no se le puede poner ningún pero, sin embargo, la duda surge sobre la realidad de esta disminución; sobre el hecho de si efectivamente estamos ante un cambio de tendencia como se deja sobreentender en la lectura del gobierno, o, si como dicen otras opiniones estamos ante el resultado de tres cuestiones que, no tienen que ver precisamente con un cambio de tendencia.

La primera de estas cuestiones es la estacionalidad, evidentemente la influencia de la contratación temporal orientada al verano, teniendo en cuenta además que el sector servicios es con diferencia en el que mayor incidencia que la remarcada en este descenso del desempleo, tiene su peso en estas cifras, por lo que efectivamente hay que tener en cuenta que estamos en la lectura del trimestre con mayor índice de contratación estacional del año.

Por otro lado, es innegable que el descenso de la población activa, influye en estas cifras aunque no sea de manera total, y, por último, no se puede obviar una corriente ya reflejada por muchos analistas, de parados de larga duración que abandonan voluntariamente la inscripción a los servicios de empleo públicos.

Sea como sea, y obviamente alegrándonos del descenso de los inscritos en el desempleo, los cientos que parece que tenemos que esperar a las lecturas de próximos trimestres antes de atrevernos a exponer una opinión basada en fundamentos reales y contrastados.

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *