Publicidad

¿Cómo financiar tu emprendimiento?

Un emprendimiento surge por la necesidad de proporcionar una solución a un problema o mejorar un área ya existente de determinado rubro. Por lo general, se concibe una idea y se planea la manera de llevarla a cabo exitosamente con recursos y el talento necesario para materializarla. Una vez generada la mejor estrategia para desarrollar el emprendimiento, es necesario contar con el capital requerido para alcanzar los objetivos. Encontrar la manera adecuada de financiar un proyecto requiere conocer las ventajas y desventajas de los medios para conseguir el dinero suficiente que permita poner en marcha el emprendimiento.

Préstamos de entidades bancarias y crediticias


Las entidades bancarias y las credicias ofrecen muchas maneras de conseguir dinero para financiar un proyecto. Cada vez existen más fintech dedicadas a ampliar la oferta de créditos y, por ejemplo, los
préstamos online en Plazo, ofrecen dinero con pocos requisitos. Una de las ventajas de obtener un préstamo o una línea de crédito es contar con dinero en efectivo como activo corriente, es decir, para cubrir las necesidades de materias primas y otros recursos similares. Por otro lado, hay que tener en cuenta a la hora de solicitar un préstamos o minicrédito, que se deberá devolver el monto independientemente de si el negocio prospera o no y habrá que sumarle, además, los intereses.

Inversionistas


Conformar un grupo de inversionistas es otra manera de reunir el dinero necesario para llevar a cabo un proyecto. Los inversores pueden ser socios de la empresa o solo proporcionar dinero y aguardar los rendimientos. La principal ventaja de elegir este tipo de financiación es que los riesgos de pérdidas se dividen entre quienes inviertan en el proyecto. Por otra parte, la desventaja es que, si el negocio prospera, también se dividirán las ganancias.

Subvenciones


Existen numerosas subvenciones estatales que otorgan el dinero necesario para financiar un proyecto. La mayoría está dirigida a un público determinado, pero por lo general, las hay de todo tipo. Entre las principales ventajas de este tipo de financiación se encuentra la publicidad generada en torno a la subvención, que le da al emprendimiento la imagen de ser una empresa innovadora. Por otro lado, su principal desventaja es la cantidad de trámites que hay que hacer para solicitarlas. Sumado a esto, es necesario presentar mucha documentación y los tiempos de espera pueden llegar a extenderse a más de un año.

Ahorros


Si ninguno de los medios de financiación anteriores parece ser una opción viable, el último recurso es usar ahorros. Por supuesto, la desventaja de esta financiación es que si el negocio sale mal se perdería el capital reunido. Sin embargo, si el proyecto es exitoso, se contará con las ganancias en su totalidad y con la satisfacción de haber invertido en algo fructífero.

Convertir un proyecto en un emprendimiento no es tarea fácil. Determinar cuál es la mejor estrategia y disponer de los recursos para llevarlo a cabo son los pasos más difíciles. Sin embargo, hay muchas maneras de conseguir la financiación suficiente y evaluar sus beneficios y contras será la clave para elegir la más adecuada.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *