Directivos de Deutsche Bank encargaron trajes por valor de 1.800 dólares el día de los despidos

Dos sastres fueron captados abandonando la sede londinense de la entidad

Bolsamanía
Bolsamania | 12 jul, 2019 08:06 - Actualizado: 13:24
ep economiafinanzas- philipp gossow cesaconsejeroejecutivodeutsche bankentran oppenlnderaram
Economía/Finanzas.- Philipp Gossow cesa como consejero no ejecutivo de Deutsche Bank y entran Oppenländer y AramDEUTSCHE BANK - Archivo

El 7 de julio, Deutsche Bank anunció un duro recorte de plantilla de 18.000 empleos en el plazo de tres años. Mientras los trabajadores de la entidad germana trataban de digerir la noticia, los altos directivos de su sede de Londres se hacían trajes a medida por valor de 1.800 dólares.

La noticia ha trascendido este misma semana, cuando dos sastres fueron fotografiados abandonando el edificio de ‘la City’ coincidiendo con el anuncio de los despidos masivos que se ejecutarán hasta 2022. Originalmente, fueron confundidos con trabajadores que habían recibido su finiquito, pero después se ha sabido que, en realidad, habían estado confeccionando la vestimenta para los ejecutivos de Deutsche Bank que no están afectados por la reestructuración, según Financial News.

El propio consejero delegado del banco alemán, Christian Sewing, ha tenido que salir al paso de la polémica y asegurar que los directivos han sido reprendidos. "Que alguien deje que un sastre venga ese día es una falta de respeto", dijo Sewing en una entrevista con el periódico alemán Handelsblatt el jueves. "De ninguna manera es este comportamiento en consonancia con nuestros valores".

Cuando se le preguntó si habría alguna consecuencia personal, Sewing solo dijo que llamó a los dos "colegas" involucrados y discutió el incidente con ellos. "Supongo que, en cualquier caso, no olvidarán mi llamada telefónica", dijo Sewing, sugiriendo que les cayó una buena bronca.

La entidad anunció el domingo "una transformación radical" de sus oficinas de Londres, Nueva York y Tokio, a través de los citados despidos que supondrán un ‘tijeretazo’ a su banca de inversión. Para facilitar su eliminación, el banco creará una nueva Unidad de Liberación de Capital para gestionar la reducción eficiente de los activos relacionados con las mencionados actividades comerciales que se están eliminando o reduciendo y que representan 74.000 millones de euros en activos ponderados por riesgo y 288.000 millones de euros a 31 de diciembre de 2018.

Como consecuencia, el banco anticipa unas pérdidas netas de 2.800 millones de euros en sus cuentas del segundo trimestre como resultado de los cargos de reestructuración.