Publicidad
Publicidad

Qué tipo de créditos puedo solicitar y cuáles me interesan más

Tipos de crédito hay muchos en el mercado, el acceso a ellos es otra cosa. Efectivamente, hoy por hoy existe una amplia oferta de diferentes modelos de financiación por parte de las entidad bancarias, otra cuestión es que realmente seguimos teniendo un crédito caro y de difícil acceso. Estos son los créditos a los que podrás acceder y lo que debes saber antes de contratarlos.

Vamos a repasar los principales modelos de crédito disponibles en las ofertas de producto de las entidades bancarias de nuestro país.

Los mejores créditos para Diciembre 2013

 

Crédito al consumo

El que fue sin ninguna duda rey de los créditos durante los años de bonanza económica se encuentra en una situación paupérrima. A pesar de que en el mercado existe una relativa superabundancia de estos productos los créditos al consumo en nuestro país presentan un interés medio  (teniendo en cuenta todos los plazos) rondando el 10% (9.98% al comienzo de este mes de Mayo) que se eleva en el caso de los créditos al consumo amortizables entre uno y seis años hasta el 10.28%.

Este modelo de financiación abre una brecha enorme con respecto al precio en relación a la eurozona:

Interés medio España Interés medio Eurozona
Crédito consumo (todos los plazos)  9.98%  7.38%
Crédito consumo (1 a 3 años)  10.28%  6.01%

Resulta pues relativamente comprensible la disminución de la demanda de un producto que sigue resultando caro y de difícil acceso. En general las mejores ofertas para este tipo de créditos nos las vamos a encontrar vinculadas como bonificación a la contratación de otros productos, para importes medios de hasta 30.000€ y en plazos no superiores a los cinco años.

La morosidad de los créditos hipotecarios disparada

Créditos preconcedidos

Se han convertido en los últimos años en una de las pocas figuras de financiación al alza. Es comprensible por ambas partes, usuario y entidades, ya que se trata de productos que por un lado pueden resolver una necesidad de financiación a corto mientras que para la entidad se trata sin duda de un buen camino para la fidelización.

Dentro de este grupo de créditos preconcedidos podemos distinguir dos grupos:

  • Créditos nómina o anticipo nómina: Se trata de una financiación baja, habitualmente se corresponde con una cantidad de dinero directamente relacionada con la nómina domiciliada por el usuario, puede ir desde la posibilidad de adelantar una única nómina hasta tres o cuatro dependiendo de la oferta de las entidades. Los intereses son muy diferentes en función de las ofertas, vamos a encontrar desde la posibilidad de hacer un adelanto nómina sin intereses hasta la aplicación de intereses por lo general más bajos que la media de los créditos al consumo.
  • Créditos bonificados: Se trata de productos similares a las ya conocidas líneas de crédito. Mediante estos productos el usuario tendrá aprobado previamente una cantidad máxima disponible a financiar que podrá utilizar, generalmente, toda o en parte, abordando los intereses en función de lo dispuesto. Son ofertas que suelen acercarse como máximo a financiaciones alrededor de los 30.000 euros en plazos relativamente cortos. La media de intereses está muy cercana a la de los préstamos al consumo rondando el 10% aunque depende mucho del volumen de financiación y el plazo de amortización.

¿Aumenta la demanda de crédito? si pero

Micro créditos

Se trata de una un producto que ha crecido de manera más que notable en los últimos años. De algún modo se le puede venir a considerar el sustituto de los famosos créditos rápidos que empresas fuera de las entidades financieras tradicionales, venían a ofrecer en la época de bonanza económica.

La base de de su crecimiento reside en el hecho del préstamo de pequeñas cantidades de dinero para plazos muy cortos. De hecho se puede acceder a financiar desde 5o euros a unos pocos días hasta, un máximo habitualmente de 600 u 800 a un mes. No aplican intereses. Sin embargo se aplican  comisiones que van creciendo en función del importe y el periodo de amortizacion; en general se trata de un producto caro aunque por ejemplo en pequeñas financiaciones a cortos plazos puede batir una comparativa a determinadas tarjetas de crédito, sin embargo a medida que avanzan los plazos de amortización su coste sería incluso superior al de un crédito al consumo.

Pros y contras de los créditos mini

Conviene en este caso desmontar la idea de que se trata de créditos accesibles incluso para personas en registros de morosidad. Si bien es cierto que determinadas empresas que gestionan este tipo de productos pueden tener algo menos de dureza en las condiciones de concesión,no es menos cierto que se rigen como todas las entidades crediticias por políticas muy conservadoras en lo que al riesgo de concesión se refiere incluyendo por supuesto la negativa a financiar a personas presentes en registros de morosidad.

Créditos específicos

Los años de bonanza económica trajeron consigo un uso (y a decir de muchos un abuso) amplio del  crédito. En aquel contexto los créditos como el resto de productos financieros se fueron especializando hasta encontrar las opciones más diversas para financiar todo tipo de necesidad.

Sin embargo todos estos años de crisis pasan una factura notable a los productos de financiación más especializados, por ello, y a pesar de que obviamente siguen existiendo, muchos de estos productos se encuentran de capa caída, vamos a destacar algunos créditos específicos que sobreviven relativamente bien.

    • Créditos para estudios: se trata de productos cada vez más completos que permiten financiar estudios superiores, máster, etc, dependiendo de los niveles de vinculación pueden presentar intereses favorables por debajo de la media de los de los créditos al consumo.
    • Créditos Coche: más perjudicados que los anteriores debido en buena medida  a la caída de la compra de vehículos en los últimos años, con alto grado de vinculación pueden presentar intereses entre el 7% y el 9% dependiendo de entidades.

 

hipotecas

Créditos hipotecarios

Cuando el año pasado algunas entidades (concretamente Bankinter y CajaSur) se decidieron a romper con la barrera del diferencial del 2% en las hipotecas a tipo variable, no sabíamos muy bien aún si se trataba de una tendencia o de una ruptura pasajera. Al final se ha confirmado como tendencia y son muchas las entidades a fecha de hoy que ya proponen créditos hipotecarios con diferenciales por debajo del 2%.

Sin embargo estas hipotecas presentan la particularidad de ser productos con un altísimo nivel de exigencia de vinculación, en algunos casos se trata de vinculación escalonada que bonifica por tramos en forma de reducción del tipo de interés, y en otros será obligatorio cumplir un nivel determinado de bonificación para poder acceder a ese tipo de interés por debajo del 2%. En el caso de las hipotecas de renta variable no vinculadas las mejores propuestas las encontramos con intereses cercanos al 3%.

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *