Publicidad

Qué es el scoring y cómo funciona

Seguro que alguna vez has escuchado o leído la palabra “scoring” referido a la solicitud de un crédito o préstamo. Pero ¿qué es el scoring? Pues en resumen es lo que utiliza la banca para aprobar o denegar créditos.

A lo largo del artículo te explicaré qué es el scoring, qué información utiliza y cómo funciona. Es información de mucha utilidad si, sobre todo, vas a solicitar un crédito en las próximas fechas.

qué es el scoring

¿Qué es el scoring?

El scoring es una aplicación automatizada que ayuda al empleado de banca a tomar decisiones sobre si aprobar o denegar un préstamo. El scoring parte de una determinada información aportada y recomienda aprobar o no un crédito.

En algunos bancos el scoring se utiliza junto con la opinión del empleado, son solo informativos, sin embargo en otras entidades el scoring es decisivo en la toma de decisiones.

El objetivo que tiene el uso de scoring es:

  • Normalizar las respuestas de aprobación y denegación de créditos.
  • Cumplir correctamente el protocolo y riesgos de estudio de un crédito.
  • Trabajar con muchas peticiones de créditos de manera rápida.

Generalmente, se utiliza el scoring porque frente a la toma de decisiones humanas, reduce la tasa de morosidad.

Qué información utiliza el scoring

El scoring utiliza la misma información que necesitaría un analista de riesgos. Podemos distinguir dos fuentes de información:

  • La que aporta el cliente que solicita el crédito.
  • La que no es aportada por el cliente.

En la información no aportada por el cliente tenemos:

  • Datos personales como por ejemplo la edad, profesión, domicilio, etc.
  • Productos financieros contratados. Si el cliente ya tiene algún otro producto con el banco.
  • Historial de crédito. Si el cliente tiene algún otro préstamo en vigor, si ha tenido anteriormente se observa si lo devolvió sin problemas, etc.
  • Información de ficheros externos como lista de morosos, CIRBE, etc.

Por otra parte la documentación aportada por el cliente es:

  • Ingresos mensuales.
  • Documentación que acredite que se ha cumplido con otros créditos a terceros.
  • Justificar la finalidad del crédito.
  • Declaración de bienes y patrimonio del solicitante del crédito.
  • Documentos de registro y tasación de la hipoteca, si fuera necesario.

Puede haber mucha más información pero ésta es la básica sobre la que trabaja el scoring.

Funcionamiento del scoring

Lo que hace el scoring es un cálculo de la probabilidad de que un crédito o préstamo de un importe determinado, para un tipo de cliente concreto, una finalidad y un plazo entre en impago. Si esa probabilidad es menor que el límite máximo puesto por el banco se dará luz verde a la operación.

Para ello el scoring hará unos cálculos internos donde estudiará, por ejemplo:

  • Ingresos en relación a pagos comprometidos.
  • Tasa de endeudamiento respecto al patrimonio.
  • Antigüedad del contrato laboral.

De todas formas existen unos puntos críticos que si no se superan, daría igual la probabilidad comentada anteriormente, se detendría el proceso y se denegaría el préstamo. Esto ocurre si el cliente que solicita el crédito está en alguna lista de morosos o tiene un mal historial crediticio.

También puede haber problemas por falta de coherencia entre varias informaciones. Por ejemplo, la compra de un coche de lujo por parte de un empleado de baja categoría.

Por lo tanto si quieres que pasar el scoring y que el banco te conceda el crédito asegúrate de aportar toda la información necesaria, siempre con la máxima calidad para evitar problemas y ampliar las posibilidades de aceptación de la solicitud.

Un último punto es que el scoring aprende de sus errores. Estudia casos anteriores y su resultado final y va ajustando sus decisiones.

Así que ya sabes. Si vas a solicitar un crédito no tendrás que convencer a un ser humano si no al scoring para que te lo acepte.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *