Publicidad
Publicidad

Evita sustos con tu tarjeta de crédito

La tarjeta de crédito es un producto financiero muy útil pero como cualquier herramienta si se utiliza de manera poco adecuada puede serte muy perjudicial.El peligro que presentan las tarjetas de crédito es que es muy sencillo gastar con ellas y, por lo tanto, endeudarte si no tienes cuidado.

Tener deudas ocasionadas por tus tarjetas de crédito es una idea horrorosa para tu economía doméstica ya que los tipos de interés de estas deudas son altísimos, rondando el 20% en la mayoría de ocasiones.

Por esto hoy vamos a ver una serie de pautas para que evites caer en las deudas de tarjeta de crédito.

Evita sustos con tu tarjeta de crédito

Básicos de una tarjeta de crédito

Lo primero a tener en cuenta es que si no estás seguro de mantener tus gastos bajo control, pagar las compras con la tarjeta a tiempo, sin incurrir en intereses, lo mejor que puedes hacer es ni siquiera contratar una tarjeta de crédito. Mejor sin tarjeta que arriesgarte a tener deudas.

Aunque las tarjetas de crédito tienen muchas ventajas también tienen muchos peligros y si no te fías de ti mismo, lo mejor es ni siquiera tener  una.

No te desanimes porque existen otras opciones a parte de las tarjetas de crédito. Por ejemplo con una tarjeta de débito puedes tener las mismas facilidades y sencillez de pago que con una tarjeta de crédito pero sin el peligro de endeudarte.

Elige bien tu tarjeta de crédito

Si te fías de ti mismo y de tu control del gasto puedes contratar una tarjeta de crédito. Pero ahora vamos a intentar que tengas la mejor posible según tus necesidades.

No te limites a contratar la primera que veas o te ofrezcan, hay mucho que analizar para contratar una tarjeta de crédito adecuada a tus hábitos de gasto.

El primer paso es que te olvides de las tarjetas de crédito que te ofrecen regalos como tables, móviles, etc. Para conseguir eso lo mejor es que lo compres a aparte no que lo obtengas a través de contratar una tarjeta de crédito.

Lo mejor que puedes hacer es comparar entre tipos distintos de tarjetas de crédito. Y para hacerlo de la mejor manera posible debes fijarte en estos puntos:

  • Tipo de interés: Si piensas utilizar tu tarjeta para financiarte este dato es vital. Por el contrario si piensas pagar las compras que hagas con ella al completo, no te interesa tanto que tipo de interés tenga.

Lo básico en este punto es que busques una tarjeta de crédito con un tipo de interés inferior al 20%. Si, tampoco es que una tarjeta de crédito con un 18% de tipo de interés esté genial pero es que ya de por sí este producto financiero tiene intereses muy altos, al menos que sean lo más bajos posibles.

  • Cuota anual: Tu segundo objetivo debe ser contratar una tarjeta de crédito sin cuota anual. Solo puedes pensar en pagar una cuota si las ofertas y descuentos que te ofrece son más altos que la cuota a pagar.
  • Ofertas y descuentos: Contrata una tarjeta de crédito que ofrezca mejores precios en compras que realices habitualmente. Por ejemplo, si usas el coche con asiduidad, una tarjeta de crédito con descuento en gasolina es una opción perfecta.
  • Seguros: Las tarjetas de crédito te dan una serie de seguros muy interesantes. Sin duda, es uno de los aspectos más positivos de este producto financiero y a la vez uno de los más desconocidos.

Algunos de los seguros de una tarjeta de crédito son:

  • Protección de compras.
  • Daño o pérdida de equipaje.
  • Contra fraudes.
  • Seguro de vida.
  • Seguro de viaje.

Así que es importante que conozcas los seguros que tiene tu tarjeta y que tiene los tipos de seguros que más te interesen.

Evita endeudarte

La mejor opción para evitar endeudarte es pagar todo a final de mes. No dividas el pago en meses porque te aplicarán intereses y ya has visto que no son nada bajos. Y aunque sean sin intereses tienes el peligro de que debes asegurarte de que tienes el dinero suficiente cada mes para hacer frente al pago y un despiste puede ser fatal ya que se puede producir un descubierto.

También es importante que no hagas los pagos mínimos, sino que pagues tus compras al completo cada mes. Si no lo haces así los intereses se aplican a lo que no has pagado.

Las tarjetas de crédito: una herramienta financiera

Siempre recuerda que las tarjetas de crédito son una herramienta financiera y que dependiendo de cómo la uses obtendrás unos fantásticos beneficios o unos problemas de deudas importantes.

Solo contrata una tarjeta de crédito si le vas a obtener un beneficio y huye de ellas si crees que no vas a poder controlar la tentación de gastar de más. Elige bien tu tarjeta de crédito siguiendo los consejos que te he dado y así evitarás sustos.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *