Publicidad
Publicidad

Crédito Permanente de Banco Popular

Si tuviéramos que elegir entre las diferentes propuestas de financiación existentes en la actualidad a la que más destacan por haberse convertido en uno de los productos que se han mantenido más o menos vivo durante la crisis, diríamos que los créditos preconcedidos o las líneas de crédito personal serían probablemente los ganadores.

Esto se debe en buena medida a que se trata de un modelo que le interesa la propia banca, o que por lo menos le hace dudar menos sobre la voluntad del usuario de la evolución. Ya conocemos que a la banca le aterroriza el nivel de mora existente en los créditos personales, aunque esto daría para largo ya que es la propia banca responsable en gran medida de este hecho, por ello, si un producto de financiación se amarra a través de la vinculación con la entidad esta parece mostrarse más abierta a la concesión.

LOGO-BANCO-POPULAR

 

Puedes revisar los mejores créditos para el mes de Octubre en este post

En este terreno de las líneas de crédito personales es donde se mueve el denominado Crédito Permanente de Banco Popular. Adelantamos que, como suele ser habitual en este tipo de productos, no estamos ante un descubrimiento de nada nuevo. Se nos ofrece una línea de crédito sin objetivo claro de financiación, que podemos ir utilizando a medida que necesitamos hasta o bien agotar el disponible (y reponerlo) o bien ir utilizando y reponiendo a partes iguales, de manera que se mantiene esa especie de crédito permanente que lleva el nombre del producto.

Como suele ocurrir se trata de una oferta que brilla más en relación al nivel de vinculación de la entidad, no es un producto especialmente bueno, pero esto no significa nada ya que realmente hoy por hoy aún no podemos tildar de bueno prácticamente a ningún crédito personal en nuestro país.

Estas serían las características principales del producto:

  • Multiuso: a su disposición para lo que desee, siempre que tenga límite disponible.
  • Renovable: a medida que pague sus cuotas, aumenta de nuevo el disponible de su crédito.
  • Permanente: porque después de la amortización total no se extingue el crédito, pudiendo disponer de un nuevo importe.
  • Con cuotas mensuales del mismo importe, sea cual sea la cantidad dispuesta en cada momento.
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *