Publicidad

Agrupar Recibos con la Tarifa Plana de CajaMar

Es cierto que habitualmente cuando hablamos de productos de financiación, cuando hablamos de préstamos, nos referimos a la necesidad puntual de financiar un gasto, un imprevisto, en definitiva a una necesidad generada en un momento determinado de financiación. Sin embargo, tal y como responden también productos como los préstamos preconcedidos, pueden existir otras necesidades más continuas de financiación, como puede ser la necesidad de agrupar y gestionar todos los gastos que generamos periódicamente.

El producto denominado Tarifa Plana de Cajamar se presenta precisamente como un producto destinado a resolver y financiar esta posibilidad; algo que hace a través de una especie de reunificación de recibos, que son atendidos de manera automática en la cuenta, mientras que se nos girará un único coste general por todos; obviamente esto no significa un abaratamiento per se, pero sí significa que adjudicaremos un coste fijo medio mensual a esos gastos, con lo que de práctico puede resultar. Agrupar Recibos con la Tarifa Plana de CajaMar  
  • Claves en la concesión de un préstamo
El producto permite la inclusión de cualquier recibo exceptuando las tarjetas de crédito, las amortizaciones de préstamos o los que tengan que ver con emisiones de establecimientos entidades financieras. Del mismo modo los recibos podrán tener cualquier periodicidad; mensual, anual o trimestral. Es importante tener en cuenta que el importe total de los recibos (anual) no podrá exceder los 3000 €, y en cualquier caso la cifra queda sujeta a los criterios de riesgo de la entidad. El producto, flexible en este sentido, va a permitir la entrada y salida de diferentes recibos, es decir, podemos dar de alta dentro de esta tarifa plana un recibo determinado, y después eliminarlo y añadir otro, o añadir otro sin eliminarlo, todo ello sin coste. La posible diferencia, tanto hacia arriba como hacia abajo, en el ajuste de los recibos al final de la anualidad, podrá ser solventada bien mediante el abono de la diferencia, o bien mediante la retribución de la misma en la propia cuenta social. Un producto que puede ser útil desde la perspectiva del agrupamiento de recibos, aunque, obviamente, no los va a abaratar el sentido estricto de la palabra.    
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *