¿Quién gana y quién pierde en el acuerdo entre Mas y Junqueras para celebrar elecciones en Cataluña?

El pacto incluye también negociaciones y aprobación de los presupuestos de 2015

  • Todos ceden desde sus posiciones iniciales
Noemí Jansana
Bolsamania | 15 ene, 2015 08:26 - Actualizado: 12:26
Mas Junqueras acuerdo

El president de la Generalitat, Artur Mas, ha renovado el pacto de estabilidad de la legislatura con Esquerra Republicana, ERC, que implica un adelanto electoral al 27 de septiembre en Cataluña, retomar las negociaciones sobre los presupuestos de la Generalitat para 2015 y utilizar los próximos siete meses para construir estructuras de Estado.

Lea también: En directo | Artur Mas anuncia elecciones en Cataluña para el 27 de septiembre

El acuerdo llegaba después de semanas de desencuentros y de tiranteces, fruto de mantenerse tanto Mas como el líder de ERC, Oriol Junqueras, enrocados en sus posiciones iniciales: el primero con su idea de lista unitaria de país, el segundo con su propuesta de candidaturas separadas con la independencia de Cataluña como punto en común. El cuándo celebrar los comicios era otro escollo para desatascar las negociaciones CiU - ERC; mientras Junqueras reclamaba comicios lo antes posible, fuentes cercanas a Mas señalaban que el president se inclinaba por el otoño.

El compromiso alcanzado entre ambos, junto a las presidentas de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Carme Formcadell y de Òmnium Cultural, Muriel Casals, y el president de l’Associació de Municipis per la independència (AMI), Josep Maria Vila d’Abadal, muestra que los dos han cedido desde sus posiciones iniciales, sin ganadores ni vencidos a simple vista. Un acuerdo final lleno de concesiones en el que las elecciones serán en septiembre, como quería Mas, respetando el tradicional formato de cada partido con sus siglas, que podrán tener independientes en sus listas y con una “hoja de ruta” común, contentando a Junqueras.

Lea también: ¿Qué ha pasado hasta ahora en Cataluña? La crónica de un desencuentro

La fecha, para Mas, las listas como las quería Junqueras

Ha habido sacrificios por parte de todos para alcanzar el consenso y de no haber sido así hubieran vencido “los adversarios” quienes, según Mas, no querían que hubiera acuerdo. Sin embargo, con un análisis un poco más exhaustivo, se antoja que el líder del Govern ha estado mareando la perdiz a conciencia y que ha jugado con su adversario para sacar el mejor partido de esta renovación del pacto de Estado firmado a finales de 2012.

CiU quería disolver sus siglas si el adelanto electoral era antes de las municipales de mayo. Ahora Mas tiene siete meses para reestructurar la formación y llegar a septiembre con más fuerza, además, la celebración de las elecciones a las alcaldías darán una idea a los convergentes de cómo queda el panorama electoral y de qué posibilidades reales tienen de revalidar la Generalitat.

OTROS ACUERDOS

Además, ha logrado retomar las negociaciones para los presupuestos. Unas cuentas para 2015 que el Ejecutivo de CiU no dudará en vender como un logro propio, con una importante partida social y que recupera la paga extra de los funiconarios, otra medida claramente electoralista. Asimismo, las cifras deberán contemplar recursos para la preparación de "estructuras de Estado" antes de las elecciones claves de septiembre.

De hecho, tal y como explica Vozpópuli, de no haber alcanzado el pacto, ERC hubiera pasado a la oposición con todas las consecuencias imposibilitando, no sólo los presupuestos, si no el gobierno para Mas y si equipo en lo que quedaba de legislatura. En cambio, CiU ha vuelto a tender puentes con su socio y ha evitado, explica el medio, que ERC “le sacara los colores en la comisión del caso Pujol”.

Lea también: Junqueras, a por todas, amenazó a Mas con el 'caso Pujol' para conseguir el acuerdo

ERC EN EL GOVERN, ESTRUCTURAS DE ESTADO Y LEY ELECTORAL

Aunque ninguno de los dos concretó cómo se llevarían a cabo, en los próximos meses también se tratarán de construir algunas estructuras de Estado, como una Hacienda propia y para preparar Cataluña a nivel legislativo y administrativo para convertirse en independiente, tal y como señaló Junqueras. Otro punto clave es que existe un compromiso renovado para avanzar en la tramitación y aprobación de una ley electoral propia para Catalunya con el objetivo de "no depender de Madrid", en palabras de Mas.

Para garantizar el proceso, ERC puede entrar en el Govern. No se ha concretado este punto específicamente, pero la puerta sigue abierta a que desde el Ejecutivo catalán puedan contar con el "asesoramiento de los expertos" que propongan los republicanos para que se cumplan los compromisos del pacto de gobierno. No se ha aclarado, sin embargo, si acabarán como consellers.

CALENDARIO

En siete meses, Podemos tendrá tiempo para consolidarse en Cataluña

Tras estos siete meses, el Parlament quedará disuelto en agosto y la campaña electoral dará su pistoletazo de salida el 11 de septiembre. Mas resaltó, durante su intervención, que la fecha elegida del 27 de septiembre tiene un marcado carácter simbólico ya que se cumplirá un año de la firma, en el Palau de la Generalitat, del decreto de convocatoria del 9-N.

Sin embargo, este escenario ideal tiene varias amenazas contra las que republicanos y convergentes tendrán que luchar: Ciutadans y, especialmente Podemos. El partido de Albert Rivera tendrá más tiempo para consolidarse como tercera fuerza parlamentaria -como apuntan las encuestas- y la emergente Podemos contará con varios meses para hacer campaña y posicionar a su líder, que muy probablemente será la estrecha colaboradora de Pablo Iglesias, Gemma Ubasart.

Lee además:

Los retos para Cataluña en 2015: elecciones anticipadas, presupuestos, auge de Podemos

Podemos se lanza a la conquista de Cataluña y envía a Errejón a liderar la campaña

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión