• 4,13€
  • -3,45%
MADRID, 19 NOV. (Bolsamania.com/BMS) .- “La agresiva competencia probablemente presione a la baja los precios de la próxima generación de servicios de telecomunicaciones en los principales mercados europeos en 2014 y limite los beneficios potenciales del crecimiento del área de datos móviles. Este es uno de los catalizadores sobre los que se asienta nuestra perspectiva negativa para las telecos y las compañías de cable del Viejo Continente de cara al año que viene”, explican tajantes los analistas de Fitch. Las grandes compañías han tratado de mantener a los clientes de alto poder adquisitivo, y han tenido cierto éxito, según la firma, “ofreciendo servicios 4G con precios un 15% por encima de los contratos de 3G. Sin embargo, creemos que los precios superbanda ancha móvil caerán al incrementarse las ofertas y el espectro en 2014, reflejando la tendencia general vista en el resto de precios del negocio móvil en los últimos años”. Además, una “nueva 'ola' de competidores llegada desde los operadores de cable también será un factor clave de presión sobre los precios. Estas empresas están respondiendo con servicios convergentes competitivos mediante el lanzamiento de sus propias redes virtuales móviles, apoyadas en las infraestructuras ya establecidas por las compañías con redes”. Así, la entrada de estos “'jugadores a cuatro bandas' (línea fija, banda ancha, televisión y móvil) en muchos mercados forzará a reaccionar con descuentos. Y creemos que este será el caso de Francia, España, Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Suiza, donde se dan los casos más agresivos de convergencia y packs de servicios”. Los mercados más racionales, “como Alemania”, señala Fitch, “tienen más oportunidades de establecer los ingresos por servicios móviles, pero incluso ellos dependen mucho de cómo se desarrolle la competencia en el sector”. En este sentido, la agencia destaca que “los mercados más competitivos son también los que experimentarán una actividad mayor en operaciones corporativas (M&A o merger and adquisitios en inglés), ya que podrían reducir con ellas las presiones sobre ingresos y márgenes. Sin embargo, este tipo de movimientos requieren de la aprobación de reguladores y autoridades de competencia, que en algunos lugares son difíciles de obtener”. Por ejemplo, cita, el resultado definitivo de la fusión de E-Plus (KPN) y O2 Germany (Telefónica) se vigilará de cerca y servirá de precedente para operaciones futuras en este sentido. “Son poco probables las grandes operaciones transfronterizas, ante el proteccionismo de los políticos y porque el uso del espectro entre diferentes países podría limitar los beneficios de la consolidación”, concluye Fitch. A estas horas, Telefónica cae un 1,17%, hasta los 12,30 euros. S.C.
contador