• Cobas Asset Management compró títulos de la operadora este año, a la que otorga un potencial del 40% hasta los 13 euros
  • azValor incorporó a la 'teleco' en 2016 aprovechando las caídas de sus acciones
jose maria alvarez pallete telefonica
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica
3,64€
  • -0,04€
  • -1,03%

Telefónica se ha convertido en un nuevo punto de desencuentro entre los gestores más reputados. Como la banca o las tecnológicas. Bestinver, bajo la gestión de Beltrán de la Lastra y Ricardo Cañete, se ha desmarcado al vender las acciones que le quedaban, mientras su ex director de inversiones y ahora competidor, Francisco García Paramés, otorga un potencial del 40% a la ‘teleco’.

Varios gestores aprovecharon las caídas del año pasado en Telefónica para crear, o incrementar, una posición en la operadora que preside José María Álvarez-Pallete. El gigante de las telecomunicaciones -capitaliza 45.000 millones de euros y antes de la crisis sobrepasó los 100.000 millones- sufrió en bolsa consecuencia de su elevado nivel de endeudamiento, el recorte del rating por parte de Moody’s y el tijeretazo al dividendo.

Este cóctel elevó el atractivo para los gestores que buscan valor en las cotizadas a través de la inversión en compañías infravaloradas respecto a sus fundamentales y, además, cumplen con ciertos criterios de calidad. De esta forma, Telefónica entró en el radar de los mejores fondos españoles. En el caso de Bestinver, ya estaba invertido, pero aumentó su posición hasta acabar 2016 con una posición del 0,6% en la cartera del fondo estrella Bestinfond, lo que implicó 8 millones de euros expuestos en la empresa.

Pero este año la tendencia ha sido contraria. En el primer trimestre redujo su posición y en el segundo la ha eliminado. Bestinver ha salido de la ‘teleco’, que entró en su abanico de acciones españolas en 2013, cuando el director de inversores era Francisco García Paramés, escoltado por los gestores Álvaro Guzmán de Lázaro y Fernando Bernad. “El buen comportamiento de la cotización redujo el margen de seguridad”, señala ahora De la Lastra para justificar la venta.

Las acciones de la operadora cerraron el 2 de diciembre en 7,7 euros, mínimos de 2016. Y desde ese día, inició una remontada con la que se disparó un 38% hasta los 10,6 euros del pasado 17 de marzo, máximos de 2017. Desde este punto, la operadora ha caído hasta situarse al borde de los 9 euros, punto en el que las grandes gestoras independientes chocan entre sí. Y, mientras se ha producido este descenso del 14%, los ‘hedge funds’ han incrementado sus posiciones cortas hasta máximos desde febrero, al situar el agregado en el 2,6% del capital. El bajista más agresivo es la firma francesa Boussard & Gavaudan, con más de 550 millones de euros invertidos contra el valor, la posición corta más grande de la bolsa española.

Las dudas en el último año sobre Telefónica han surgido por su apalancamiento, que se situó en 48.766 millones de euros en marzo. Los gestores con exposición a la operadora defienden su capacidad para desinvertir y captar recursos si su endeudamiento ahoga a la compañía. Sin embargo, aún no hay movimientos sobre el futuro de O2, el activo con el que la ‘teleco’ puso el foco junto con Telxius para aliviar la carga de la deuda.

PARAMÉS DA UN POTENCIAL DEL 40%

Paramés: "Vale más de la cotización actual, está en precios razonablemente bajos desde el punto de vista históricos. Estamos ahí sin esperar grandes cosas pero cómodos"

En cualquier caso, mientras Bestinver ha vendido, Cobas Asset Management ha convertido a Telefónica en una de sus principales inversiones en el Cobas Iberia, el fondo de renta variable española y portuguesa de Paramés, que gestiona 37 millones de euros. La multinacional copa el 4,5% de la cartera. “Vale más de la cotización actual, está en precios razonablemente bajos desde el punto de vista históricos. Estamos ahí sin esperar grandes cosas, pero cómodos”, expresó Paramés en la primera conferencia de inversores de Cobas AM que celebró el mes pasado. Asimismo, el gestor aseguró que el precio objetivo que calculan en la entidad para Telefónica es de 13 euros, lo que implica una capacidad de revalorización del 40% frente al nivel de 9,14 euros en el que cerró este miércoles.

El potencial que da Paramés se sitúa muy por encima de los cálculos del consenso de analistas que siguen a Telefónica y que recoge FactSet. El precio objetivo que otorga es de 10,53 euros, un 15% más que la cotización actual. En este sentido, el 44% de los expertos aconseja comprar, entre los que figuran los de GVC Gaesco Beka, Landesbank Baden-Wurttemberg, Ahorro, Deutsche Bank Research, Oddo Securities o Banco Sabadell.

Por su parte, azValor también incorporó a Telefónica el pasado año. Al terminar la primera mitad del ejercicio tenía 2,8 millones de euros invertidos que amplió hasta los 6,4 millones al acabar 2016. El porcentaje de la cartera del azValor Iberia, que gestiona 142 millones de euros actualmente según Morningstar, alcanzó el 5,75% del fondo. Aunque en el primer trimestre, tras las subidas llevaron a la gestora a reducir su posición hasta los 4,7 millones de euros, el 3,58% de la cartera, según los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La firma todavía no se ha pronunciado sobre la inversión en la ‘teleco’ a lo largo del segundo trimestre.

MÁS INVERSORES QUE CONFÍAN EN TELEFÓNICA

Las gestoras Bestinver, azValor y Cobas no son las únicas que han tenido recientemente a Telefónica en cartera. En diciembre, entre los fondos cinco estrellas Morningstar -máxima calificación por rentabilidad y riesgo frente a sus competidores- y los que lideraron el ranking de retornos en 2016 -Alpha Plus, Magallanes y la propia azValor-, Telefónica era el valor con más presencia entre sus inversiones junto a Miquel y Costas, todo un clásico en los vehículos ‘value’.

Seis meses después, aún hay fondos que se mantienen en el capital de Telefónica. Entre ellos, según los últimos datos recopilados por FactSet, están el Santander Acciones Españolas, con 38 millones de euros invertidos; el EDM Inversión, con 19 millones de euros; o los fondos de Aviva, con 20 millones. Asimismo, otras gestoras españolas tienen inversiones importantes a través de sus fondos, como Bankia Fondos, Ibercaja Gestión o Gescooperativo, con cantidades de entre 33 y 35 millones de euros.

No obstante, el mayor accionista de Telefónica es BBVA con un 6,961% del accionariado, según la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En segundo lugar está BlackRock, con un 5,601%, a través tanto de fondos de gestión activa como de su gama de ETF de iShares. Mientras que Société Générale cuenta con un 5,774% y la Fundación Bancaria La Caixa controla otro 5,251%.

Entre los inversores privados destaca el ex presidente César Alierta, con un 0,109% valorado con la cotización actual en cerca de 50 millones de euros. El actual presidente, José María Álvarez-Pallete, tiene un 0,036% que supone 16 millones de euros en acciones. Mientras que en el resto de ‘insiders’ sobresale Isidro Fainé Casas, presidente de Gas Natural y ex presidente de La Caixa, con un 0,012% que equivale a 5,5 millones de euros.

Noticias relacionadas

contador