ep pablo isla presidenteinditex 20190823120503
Pablo Isla, presidente de InditexINDITEX - Archivo

Inditex anunció este miércoles unos resultados brillantes, con un despegue de ingresos y beneficio que no se recordaba desde 2015 y el mercado premió a la compañía con una subida de su acción de más del 5%. Una jornada redonda que superó las previsiones de los analistas. Y ese repunte de sus principales datos económicos se ve reflejado en los fondos que dispone en caso de querer afrontar inversiones, compras (que no parecen en su radar) o, también, mejorar la retribución a sus accionistas.

  • 25,05€
  • -1,18%

La dueña de Zara atesora 7.734 millones de euros en concepto de posición financiera neta. Un dato que mejora en un 17% el de los nueve primeros meses de 2018 y que la propia compañía destacó este miércoles en su presentación a inversores.

Echar la mirada atrás permite comprobar que Inditex ha duplicado su capacidad financiera en los últimos cinco años. Al finalizar octubre de 2014, la situaba en 3.837 millones de euros. Lejos quedan los 525 millones que contabilizaba en 2008, al inicio de la pasada crisis.

En cuanto a este año, la matriz de Massimo Dutti y Oysho tiene en caja 5.208 millones, a los que suma otros 2.588 en inversiones financieras temporales.

Esta capacidad para generar liquidez ha estado impulsada por la mejora de márgenes sobre ventas. Al cierre de los nueve primeros meses de su ejercicio, el porcentaje de diferencia entre ingresos y gastos de Inditex se situaba en el 58,2%. Es su mejor dato desde 2015.

PERSPECTIVA DE MEJORA DEL DIVIDENDO

La solidez financiera de la que hace gala Inditex en vísperas de la recta final del ejercicio deja claro su capacidad para mejorar el dividendo de cara a 2020. La pasada primavera, la compañía gallega ya anunció que proponía una nueva política de retribución al accionista, con un incremento del pay out ordinario del 50% al 60%. Incluía un dividendo extraordinario total de 1 euro por acción a distribuir con cargo a los ejercicios 2018, 2019 y 2020.

Así, en total, con cargo a 2018 ya ha abonado 0,88 euros por cada título (0,66 euros de retribución ordinaria y un dividendo extraordinario por acción de 0,22 euros) dividido en sendos pagos de 0,44 euros. El último de ellos abonado en noviembre.

De esta forma, si con cargo al pasado año, Inditex tuvo capacidad de mejorar su retribución un 17% y si su negocio mantiene el ritmo en la recta final de año tendría capacidad financiera de sobra para una nueva mejora con cargo a 2019.

El más beneficiado de esa política es su fundador y principal accionista, Amancio Ortega, que controla el casi el 60% de la multinacional textil. Sólo con cargo a 2018, percibió más de 1.626 millones de euros gracias a la mejora del pay out.

Noticias relacionadas

contador