• Santander UK ha sido una de las entidades con mejor puntuación
Lloyds Banking Group, financial services, banks

Co-operative Bank es el principal banco inglés que ha suspendido los tests de estrés realizados por el Banco de Inglaterra.

  • 0,42£
  • -1,37%

Los exámenes se han realizado teniendo como referencia el cierre de balance de los británicos de final de 2013. El resto de entidades han superado las pruebas realizadas, aunque bancos como Royal Bank of Scotland y Lloyds Banking Group han tenido que tomar nuevas medidas a lo largo de estos meses para superar los exámenes.

Co-operative Bank es el único de ocho bancos británicos analizados que ha suspendido las pruebas de resistencia y deberá presentar al Banco de Inglaterra un nuevo plan de capital. Las pruebas han medido la resistencia de la banca británica frente a un escenario adverso de colapso del mercado inmobiliario y volatilidad de los tipos de interés.

CO-OPERATIVE BANK

Co-operative Bank estuvo al borde del colapso el año pasado y cayó bajo el control de sus tenedores de bonos. Su ratio de core capital cayó hasta el 2,6% en las pruebas, por debajo del 4,5 exigido.

El nuevo plan de capital contempla que reducirá sus activos dudosos en 5.500 millones de libras hasta final de 2018, lo que hará que el banco no sea rentable hasta 2017.

SANTANDER UK, BUENOS RESULTADOS

HSBC ha sido el banco que ha obtenido un mejor resultado, con un core capital de 8,7% en el peor escenario, seguido de Santander UK (7,6%), Standard Chartered (7.1%), Barclays (7.0%), Nationwide (6.1%), Lloyds (5.0%) y RBS (4.6%).

El gobernador del BoE, Mark Carney, ha comentado que los resultados muestran que “el sistema bancario es ahora significativamente más resistente”.

Ewen Stevenson, director financiero de RBS, ha reconocido que “todavía tenemos mucho trabajo por hacer para mejorar la resistencia de nuestro balance”.

LOS FACTORES NEGATIVOS Y POSITIVOS DE LA REGULACIÓN

Un vendedor obligado no recibirá un buen precio

John Thanassoulis, profesor de economía de la Warwick Business School, señala que hay riesgos bajistas a la regulación financiera. En concreto, destaca que se hace público el nombre de los bancos que se ven obligados a vender activos. “Por ejemplo Co-operative tiene que vender una gran parte de sus hipotecas y un vendedor obligado no recibirá un buen precio”. Además, Thanassoulis advierte del peligro de que la regulación aumente la aversión al riesgo de los bancos, lo que podría subir de los costes de financiación a los consumidores más pobres y las pymes.

No obstante, este experto afirma que “este sistema de regulación tiene muchos factores positivos”. Aparte de hacer responsables a los trabajadores de las entidades por incumplimiento de la regulación, Thanassoulis considera que “las noticias de un banco débil podría causar el movimiento de consumidores, lo que podría aumentar la competencia en el sector”.

Lee además:

Seven out of eight UK banks pass BoE stress tests, Co-op Bank fails

contador