La suspensión de Junqueras aleja a Puigdemont de la victoria el 26-M

Gran cobertura la noche del domingo con los primeros análisis tras los resultados

Noemí Jansana
Bolsamania | 25 may, 2019 06:00 - Actualizado: 08:38
ep oriol junquerascarles puigdemont 20190509074602
Oriol Junqueras y Carles Puigdemont@KRLS - Archivo

Los votantes independentistas que participarán en las elecciones europeas del 26 de mayo se enfrentan a un plebiscito sobre la figura del expresident catalán huido de la justicia, Carles Puigdemont. Los catalanes soberanistas no eligen sólo a uno de sus representantes en el Parlamento Europeo durante los próximos cinco años, sino que también deciden si revalidar la figura del exlíder catalán y la estrategia de su exilio autoimpuesto frente al preso Oriol Junqueras, de ERC. La suspensión de la Mesa del Congreso de los diputados en prisión preventiva ha introducido una dosis adicional de suspense a las puertas de la jornada electoral.

Estos comicios servirán para medir la correlación de fuerzas del independentismo, un año y medio después del 1-O, con el juicio por el 'procés' soberanista en marcha en el Tribunal Supremo. Politólogos consultados también señalan que los comicios europeos, así como los municipales que se votan el 26 de mayo, escribirán otro capítulo en el debate no resuelto entre la opción más radical y rupturista que representa Puigdemont y el pragmatismo de ERC. Y se muestran escépticos con la idea de que los resultados ayuden a esclarecer qué vía prefiere el soberanismo para solucionar el conflicto entre Cataluña y el Estado, ya que no habrá una victoria clara.

Las encuestas publicadas arrojan unos resultados poco esclarecedores. Apuntan a un triunfo del candidato de Lliures per Europa-Junts (la versión europea de la fórmula Junts per Catalunya), pero por la mínima. Le seguirán el republicano y el candidato del PSOE, Josep Borrell, que según la mayoría de sondeos acabarán empatados.

Es la primera vez que Junqueras y Puigdemont miden sus fuerzas desde las elecciones catalanas del 21 de diciembre de 2017: entonces todas las encuestas apuntaban a una victoria del primero, pero las urnas dejaron a Puigdemont al frente por 34 escaños a 32. La victoria fue para Ciudadanos que obtuvo 36.

En las recientes elecciones generales, ERC dobló en apoyos a los postconvergentes -15 a 7 escaños-, ganó por primera vez unos comicios al Congreso y al Senado en Catalunya y asumió en las urnas el liderazgo del independentismo. Los republicanos parten con una posición reforzada y una tendencia al alza, pero JxCat confía en un 'efecto Puigdemont' -en las generales el candidato era Jordi Sànchez y no el expresidente- que reequilibre el mapa de apoyos del soberanismo catalán.

Los expertos hablan de una "dualidad del voto" de los electores soberanistas. Si en las generales brindaron su apoyo a Junqueras, "es muy probable que ahora se decanten por Puigdemont, para equilibrar el sentido de su voto", explica el decano el Colegio de Politólogos de Catalunya, Jordi Pacheco i Canals. Pero la actividad parlamentaria de los últimos días ha dado un empujón extra a Juqueras que puede ver como una "legión de independentistas le votan en masa", explican fuentes próximas a Bolsamanía.

El politólogo señala que hasta este viernes la figura del expresident mantenía su fuelle a pesar de que muchos le daban por agotado. Los resultados de los postconvergentes el 28A, que barruntaban un desastre, lejos de ser buenos, fueron mucho mejores de lo esperado. Este hecho, sumado a la propaganda no intencionada de la Junta Electoral Central (JEC), cuando vetó su candidatura, envió un balón de oxígeno a Puigdemont que afronta los comicios con el convencimiento de que ganará.

En cuanto se conozca el resultado en las urnas, el exlíder catalán autoexiliado deberá decidir si vuelve a España a recoger su acta de diputado europeo y afronta la cita pendiente con la Justicia española. Sobre este punto, los juristas no se ponen de acuerdo sobre si deben permitirle, después, acudir a la Eurocámara o no. Lo único seguro es que son los eurodiputados quienes deberán decidir sobre su suspensión, al igual que sobre la de Junqueras. En una reciente entrevista, el republicano se ha mostrado muy seguro de que los parlamentarios europeos respetarán que ocupen sus asientos.

REFUNDAR LA DERECHA CATALANISTA

Si Puigdemont llega a Estrasburgo con venaja sobre ERC, "las perspectivas de refundar la derecha catalana moderada quedarán enterradas", explican fuentes conocedoras a Bolsamanía. Los díscolos postconvergentes ya sufrieron una dura purga antes de la campaña de las elecciones generales del 28 de abril, cuando salieron malparados de la guerra entre familias del PDeCAT. Personalidades como el exportavoz de la formación en el Congreso, Carles Campuzano, quedaron relegados y el líder en el exilio impuso a los suyos.

Esta situación, según ha podido saber este medio, ha dejado al PDeCAT a punto de explotar. La revuelta de los posibilistas se fragua desde el fracaso de las negociaciones con Pedro Sánchez por los presupuestos generales y el entorno de los críticos con la vía puigdemontitsta se prepara para una escisión. Los resultados de las elecciones generales no fueron tan demoledores como esperaban, por lo que compran tiempo apostando por un doble fracaso de Puigdemont: en el Parlamento europeo y en la alcaldía de Barcelona.

Empresarios y sectores económicos, fundamentalmente de Barcelona, desean un mal resultado para el president fugado el 26 de mayo que desate una "diáspora importante" de figuras del PDeCAT. Esperan generar una "nueva fuerza dentro de Cataluña que recoja el mainstream catalán de centro, moderado, catalanista y español". Ahora, temen que el vuelco en las urnas acabe con sus pretensiones, pero la propaganda electoral gratis que ha obtenido Junqueras, gentileza de la Mesa del Congreso ha revivido sus esperanzas.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión