Varoufakis: ¿Por qué Merkel no pulsa el botón rojo? La dura crítica de Grecia a Alemania

El exministro de Finanzas heleno recupera un artículo que escribió en 2011 sobre la crisis de la zona euro

  • Decía que el 'botón rojo' acabaría de inmediato con la crisis y que el 'botón amarillo' la postergaría otros 10 años
Bolsamanía
Bolsamania | 07 jul, 2015 14:08 - Actualizado: 09:40
Varoufakis_Mercados

Yanis Varoufakis sigue siendo noticia por sus opiniones, pese a que este lunes dimitió como ministro de Finanzas griego. El dirigente heleno ha recuperado un artículo que escribió en 2011 sobre la crisis de la zona euro y las razones por las que Angela Merkel no quería pulsar el 'botón rojo' que acabaría con todos los problemas. Esto es lo que dijo.

Lea también: Siga aquí en directo toda la actualidad sobre Grecia

Lea también: ¿Qué dicen las notas de Tsakalotos? El ministro griego se convierte en viral en su primer Eurogrupo

El propio Varoufakis ha sido el que ha difundido su artículo, que publicó The Guardian, a través de su cuenta personal de Twitter.

"Europa se está desintegrando porque su arquitectura no soporta las ondas de choque que provoca la agonía del capitalismo"

En él, el exministro de Finanzas griego hablaba de cuestiones que por entonces ocupaban todos los debates económicos, como si la compra de bonos de España e Italia por parte del Banco Central Europeo (BCE) tendría algún tipo de "condicionalidad", o si el BCE supervisaría a todos los bancos de Europa o sólo a los "sistémicos" -entidades de gran tamaño, importancia en el mercado y fuerte interconexión entre sí y con otros agentes financieros cuyos problemas pueden tener un fuerte impacto negativo sobre el sistema financiero internacional-.

Lea también: Noyer (BCE): 'El Grexit tendría que ir acompañado de medidas para aumentar la credibilidad de la zona euro'

"Estas preguntas (y la forma en que serán contestadas) resultarán importantes para el futuro de Europa como lo fueron los tratados de Westfalia, Versalles o incluso Roma". "Son los temas que determinarán si Europa se mantiene unida o si sucumbe a las fuerzas que se desataron por la crisis de 2008".

Lea también: Schulz reclama a Grecia y a toda la eurozona actuar para llegar a "un compromiso aceptable"

Y aseguraba que el problema principal era que "Europa se está desintegrando porque su arquitectura no fue suficiente para sostener las ondas de choque causadas por la agonía de lo que se conoce como 'Minotauro Global': el sistema del capitalismo neoliberal centrado en Wall Street".


Todo ello para introducir la cuestión que ocupaba este artículo: "¿Por qué esa resistencia, sobre todo de Alemania, a cada idea que pondría fin a la crisis del euro?". Para Varoufakis, la respuesta era bien sencilla: "Alemania no quiere pagar por las deudas de la periferia y se resistirá a todos los movimientos como, por ejemplo, una unión fiscal, hasta que esté convencida de que sus socios se comportan de manera responsable con sus finanzas".

"Alemania no quiere pagar por las deudas de la periferia y se resistirá hasta estar convencida de que sus socios europeos son responsables con sus finanzas"

Y entonces proponía un experimento, basado en el botón rojo y el amarillo, que hacía "descubrir un motivo más profundo" a esta negativa. En concreto, el 'botón rojo' acabaría "inmediatamente" con la crisis del euro y se produciría un aumento del crecimiento económico en toda Europa, un colapso de la deuda para cada estado sin perjuicio para los ciudadanos, tasas de interés por debajo de 3% y una disminución de los desequilibrios internos, entre otras cosas.

Lea también: Juncker, muy duro con Grecia: "Tiene que explicarnos cómo piensa salir de esta situación"

Por su parte, el 'botón amarillo' suponía que la situación de la zona euro seguiría tal cual durante, al menos, una década. Además, Varoufakis advertía que de pulsar este botón la eurozona no se romería "con un poco de ayuda del BCE", pero sí habría tipos de interés extremadamente bajos en Alemania mientras que los diferenciales de la deuda en la periferia estarían "por las nubes". Asimismo, vaticinaba que "el PIB per cápita se elevará lentamente en los países con superávit y caerá precipitadamente en la periferia", y que los primeros países 'caídos' (Grecia, Irlanda y Portugal) se convertirían en "tierras devastadas" que sufrirían el "éxodo masivo de su mano de obra cualificada". Incluso el desempleo en la zona euro se mantendría por encima de los niveles de Reino Unido o EEUU, la inversión permanecería en negativo y la pobreza aumentaría.

¿QUÉ BOTÓN PULSARÍA MERKEL?

Ante esta situación, Varoufakis respondía a la pregunta de qué botón pulsaría Merkel. "Para la canciller el botón amarillo es una opción mucho más potente", ya que en su opinión a la dirigente alemana le " aterrorizaba" pensar en pulsar el rojo "por la reacción del electorado alemán". Sobre todo porque los alemanes "están convencidos de que Alemania ha escapado a lo peor de la crisis debido al ahorro y al trabajo duro de la población, frente a los sureños derrochadores".

Lea también: ¿A qué se debe la tranquilidad en el mercado de bonos? Los inversores confían en el BCE

Y afirmaba que "mientras que la retirada repentina de capitales de los países con déficit provocó su insolvencia, países como Alemania vieron sus 'fundamentos' más gravemente afectados por la crisis de 2008". Esto, junto con la presión sobre los salarios alemanes, explica las causas más profundas de la "animosidad" de Alemania, "que se traduce fácilmente en cólera contra los griegos y mediterráneos variados" por no haber hecho los deberes "y conduce a una mayor disposición para pulsar el botón amarillo".

A Merkel le " aterrorizaba" pensar en pulsar el botón rojo "por la reacción del electorado alemán"

Por último, señalaba que una vez desaparecido el llamado 'Minotauro Global', el reciclaje era esencial para el mantenimiento del "edificio defectuoso" que era la zona euro, que requería un "rediseño" para no entrar en un "largo periodo de dolorosa desintegración". Pero el problema es "la falta de voluntad de los países con superávit para aceptar que, en el mundo posterior al Minotauro, el reciclaje es necesario".

Y finalizaba hablando de un proceso de "alquimia a la inversa" en Europa: "mientras que el alquimista se esforzaba por convertir el plomo en oro, los alquimistas de Europa comenzaron con oro (un proyecto de integración que era el orgullo de sus élites), pero pronto se acabará conviertiendo en el equivalente institucional del plomo".

Lea además:

Las deudas que Alemania, el acreedor inflexible con Grecia, nunca pagó

El euro 'aguanta el tipo' a pesar de que la opción del Grexit parece cobrar fuerza

Cuatro claves para ganar dinero en bolsa evitando el 'ruido' que genera Grecia

Francia y Alemania, cada vez más distantes: Grecia divide a las dos potencias de la Unión Europea

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión