• Su rentabilidad por dividendo del 8% era insostenible
  • Podría comprar Novo Banco en Portugal o Monte Paschi en Italia
  • Bankinter sitúa su precio objetivo de 8,20 euros bajo revisión

Los analistas de Bankinter han emitido un interesante análisis sobre la ampliación de capital de Banco Santander, valorada en 7.500 millones de euros.

  • 2,90€
  • -0,65%

“Creemos que el impacto neto es positivo desde una perspectiva fundamental al anularse la principal debilidad del banco, pero desde una perspectiva de mercado la cotización sufrirá a corto plazo. Tiene a su favor que se trata de una colocación acelerada y, por tanto, se realiza sin la emisión de derechos y entre inversores institucionales de forma muy rápida, lo que reducirá el retorno de papel al mercado”, explican estos expertos.

Será inevitable el aumento de las posiciones cortas especulativas

“Sin embargo, será inevitable el aumento de las posiciones cortas especulativas debido tanto al descuento aplicado en la colocación como a la fuerte reducción del dividendo, aspecto este que probablemente hará que aquellos accionistas que lo eran atraídos por la rentabilidad por dividendo se replanteen su permanencia en el valor. Sin embargo, su yield previa a la operación, superior al 8%, no podía ser considerada como sostenible y, de alguna manera, transmitía el mensaje de que antes o después el Santander tendría que reforzar su solvencia ampliando capital, de manera que esta operación no habrá sido ninguna sorpresa para casi nadie”, añaden.

Sobre el efecto dilutivo de la ampliación de capital, afirman que “puesto que se trata de una ampliación para reforzar solvencia y no para acometer (de momento y que se sepa) ninguna adquisición, estimamos una dilución del BPA’15 de -8,8% (desde 0,46€ hasta 0,42€). Elevando la mirada y desde una perspectiva fundamental, diríamos que 'el banco ha hecho lo que tenía que hacer' para mejorar su solvencia, aunque el coste sobre la cotización a corto plazo (¿-5%?) es un peaje inevitable que tendrá que pagar en los próximos días”.

Santander completa con éxito la ampliación de capital de 7.500 millones de euros

EL BANCO ELIMINA INCERTIDUMBRES

La única asignatura pendiente era reforzar la solvencia

Para Bankinter, “el Santander tenía abiertas hasta hace poco 2 incertidumbres, la primera de las cuales quedó resuelta en 2014 y la segunda queda ahora cerrada con esta operación: la sucesión y la solvencia. Una vez resuelta la cuestión sucesoria tras fallecer D. Emilio Botín sin que la cotización se resintiera y quedar así demostrado que el plan de contingencia funcionó, la única asignatura pendiente era reforzar la solvencia, la cual queda resuelta mediante esta ampliación y reducción del dividendo.

Es cierto que la desaceleración de la economía brasileña es un riesgo que sigue abierto, pero es igualmente cierto que probablemente se trate de un obstáculo transitorio antes que un problema estructural que el banco pueda resolver unilateralmente. El dejar resuelta la cuestión sucesoria y ahora suficientemente reforzada la base de capital 'vale más', en nuestra opinión, que el sacrificio en el dividendo y bien merece la pena que la cotización sufra un poco a corto plazo. Por eso creemos que el saldo neto es positivo, ya que el 'sacrificio' merece la pena'".

Por otra parte, estos expertos destacan que “aunque se trata sólo de una posibilidad, tal vez el Santander ponga sus ojos en la compra de Novo Banco (ex – Banco Espírito Santo), cuyo precio debería ser prácticamente cero y cuya compra afrontaría con una base de capital reforzada, ganando así, hipotéticamente, un posicionamiento líder en Portugal. Tal vez otro objetivo sea Monte dei Paschi. Seguimos recomendando Comprar, pero sometemos a revisión nuestro Precio Objetivo actual (8,20€) que probablemente revisaremos algo a la baja con las cifras definitivas de esta operación".

Lee además:

Ana Botín asegura la ampliación es la "mejor evidencia" de que el mercado confía en el Santander

contador