“Un cerdo volando” o la sorpresa ante la desesperada fusión Publicis-Omnicon

“Un cerdo volando” o la sorpresa ante la desesperada fusión Publicis-Omnicon
| Por
david jones (@davidjoneshavas)
Publicis Said to Be in Late-Stage Merger Talks With Omnicom – via @BloombergNow bloom.bg/16k7380oh wow just saw a flying pig

(Hemerotek)

Es la última gran boda de otro sector que no ha sabido adaptarse a los tiempos y a la revolución digital. Publicis y Omnicon, los dos mayores conglomerados de empresas dedicadas a a la publicidad, se fusionan. Movimiento entre forzado y desesperado por encontrar un nuevo hueco, que ha generado sorpresa en la industria.

“Acabo de ver un cerdo volando”. Fue la reacción  del consejero delegado del competidor Havas, David Jones, a las primeras noticias de la unión entre Omnicon y Publicis. Entre el escepticismo, la mofa y la crítica de lo que parece una unión para tapar las carencias por separado del nuevo grupo, ‘autoproclamado’ líder mundial de la publicidad. Pero, ¿lo es?.

Será gigante, sí: 35.000 millones de dólares por la suma del valor en bolsa de ambas y unas ventas de 22.000 millones. Pero será un gigante con pies de barro, en un contexto en el que Internet y lo digital dominan las nuevas formas de hacer publicidad. Es el único escenario de crecimiento en inversión en el que compiten con pequeñas agencias y freelance que programan gestionan Adwords, Facebooks Ads, crean logos y diseñan estrategias digitales sobrepasa a empresas enraizadas en el mundo ‘offline’.

Publicis y Omnicon perderán con la boda unas cuantas de las grandes cuentas institucionales que alimentan sus línea de ingresos. Es fácil adivinar la imposible convivencia de clientes como Pepsi-Coca-Cola; o AT&T y Verizon, en manos de empresas del mismo hólding y con potencial conflicto de intereres.

Relacionado: Google lidera el ránking de las mayores empresas de comunicación por ingresos publicitario

Los verdaderos motivos que se esconden tras la fusión se encuentran en la falta de adaptación al boom de la publicidad digital, que ya mueve este año más de 100.000 millones de dólares en todo el mundo. En ese trasvase publicitario hacia lo digital poco han tenido que decir gigantes como Publicis y Omnicon, pese a sus estructuras globales y plantillas más de 130.000 empleados entre ambas, el doble que la suma de trabajadores en Google y Facebook.

En el reparto del nuevo mundo publicitario poco está participando la vieja guardia de la industria de medios, márketing o publicidad. Empresas como Google, Facebook o Linkedin, entre otras, se llevan más del 50% de la inversión publicitaria en la Red en muchos de los grandes mercados de Europa y EEUU.

Para muestra del poder emergente de la red en el ámbito publicitario basta echar un vistazo a sus dos principales estandartes. Youtube, la plataforma de vídeo de los 1.000 millones de espectadores, se ha convertido en la plataforma preferida de las grandes marcas, mientras que Facebook se ha hecho con el hueco de segmentación y su red cuenta con más de un millón de anunciantes en todo el mundo.

El gran vuelco demográfico: cuatro de cada diez usuarios de Internet está en Asia
SwaPay, nueva apuesta desde Barcelona por convertir el teléfono móvil en monedero