‘The Washington Post’ se vende a un precio inferior al ‘The Huffington Post’ en 2011

‘The Washington Post’ se vende a un precio inferior al ‘The Huffington Post’ en 2011
| Por

No es la crisis económica. Tampoco es culpa Internet, no. Es un tema de costes de estructura, distribución, negocio y trasvase de la publicidad. Es la evolución tecnológica y de los hábitos de lectura de los medios.

Jeff Bezos ha comprado la prestigiosa e histórica cabecera de prensa ‘The Washington Post’ a WPO. Y le ha salido un 24% más barato que los 315 millones de dólares que pagó AOL, entonces ya bajo la dirección de Tim Amstrong, por su competidor 100% digital ‘The Huffington Post’ en 2011. Un referente de la industria de los medios, el Post o Wapo.com, el rotativo de la capital del imperio estadounidense, los que levantaron al Watergate… Vale 250 millones de dólares y en el ‘pack’ van incorporadas media docena de publicaciones -de papel- más que también gozan de impronta en sus respectivas áreas: información en español para El Tiempo Latino, los gratuitos Express o el inmobiliario en el caso de Greater Washington Publishing.

El Post, un 5% de los ingresos del hólding WPO

En 2011, AOL, el portal webgrupo de medios digitales escindido de Time Warner, compró The Huffington Post a la hoy consejera de El País, Ariadna Huffington, por 315 millones de dólares cuando apenas facturaba 30 millones. Hoy factura más de 100 millones y sigue creciendo. Muchos les tacharon de locos, de pagar un sobreprecio… Sin embargo, las cuentas salen dos años después. El HuffPo es uno de los puntales de AOL, cuyo negocio se basa en la publicidad ‘premium’ con sitios web como el citado, además de Engadget o Techcrunch.

En cambio, el Post sigue menguando porque hasta ahora el papel era la prioridad frente a su edición digital Wapo.com. En el segundo trimestre, el Post registró unos ingresos de 54 millones de dólares (228 anuales), que suponen el 38% de la división de periódicos de WPO y apenas un 5% de todo el hólding. Frente a él, el HuffPo ha conseguido triplicar su facturación bajo el paragüas de AOL. Ariadna Huffington lo fundó -y lo vendió- como un competidor nacido 100% digital como confidencial de información política en la capital federal, frente a toda una institución periodística como el Post basada en papel.

Precisamente, ahí radica la gran diferencia entre uno y otro. Los costes de distribución y difusión de uno y otros son muy distintos. Por un lado, el Huffpo cuenta con una plantilla de menor tamaño pero sobre todo, no tiene que pagar rotativas, toneladas de papel y litros de gasolina a los repartidores. Tampoco a los vendedores en los quioscos. El Post, sí.

Y ésta es la diferencia que explica que el primero se mueva con márgenes superiores al 30% de la publicidad digital y el segundo esté en terreno negativo, debido a la desaparición de la bonanza publicitaria del papel y a unos costes fijos difíciles de desmontar que han llevado al Post (y a toda la prensa en papel) a una tensa y paradójica situación: cuánto más periódicos venden, más pierden.

El diario de los lectores influyentes

El líder de Amazon se encuentra con un grupo de medios en decadencia, con pérdida de lectores y espantada de anunciantes del papel a Internet, un proceso que comenzó en 2007.  La motivación de Bezos para comprar el Post, según sus propias palabras, es “inventar y experimentar”, si bien este periódico es una extraordinaria herramienta para influir y llegar a un público objetivo muy definido: congresistas, senadores y la propia Casa Blanca.

El Post es el diario de Washington, capital de EEUU. Bien lo sabe el gestor profesional Warren Buffett, un mito americano fabricado y exportado al mundo como el mejor inversor de la historia. Buffett es accionista principal de la empresa dueña del Post, el hólding WPO. Lo es desde 1973. Invirtió 10 millones de dólares y ahora tiene 1.000 millones en el hólding de medios dueño del Post. Pese a lo rentable de su inversión en estos 40 años, la presencia de Buffett en el accionariado no ha variado desde 1999. Inversión… ¿o influencia?

Yahoo ficha al español Bernardo Hernández para liderar la plataforma de fotos Flickr
El 'grouponazo' bursátil de Eric Lefkofsky