Stephen Elop, ¿nuevo CEO de Microsoft? Seis buenas razones para que sea el elegido

Stephen Elop, ¿nuevo CEO de Microsoft? Seis buenas razones para que sea el elegido
| Por

Stephen Elop, junto a Steve Ballmer (Nokia)

Se acerca la hora de conocer quién será el nuevo consejero delegado de Microsoft. Y el candidato que parece acumular más boletos para sustituir a Steve Ballmer y liderar la nueva etapa del gigante tecnológico es, sorprendentemente, Stephen Elop, actual CEO de Nokia. Oficialmente será el futuro responsable de la división de dispositivos, según el acuerdo firmado en septiembre, pero sus posibilidades al trono de Microsoft han crecido en las últimas semanas.

El canadiense ya dirigió la división de software empresarial de Microsoft entre 2008 y 2010 empresarial hasta que fichó por Nokia, se sitúa como el candidato más fuerte para llevar las riendas de Microsoft después de la autoretirada de Alan Mullaly, actual CEO de Ford, de la lista de potenciales candidatos que incluye también a Satya Nadella.

Los 6 principales argumentos a favor de Elop

1- Integración de Nokia. ¿Quién mejor para integrar la gigantesca división de ‘smartphones’ Lumia del fabricante finlandés que su propio creador? La compra del negocio de teléfonos inteligentes supondrá la incorporación de 30.000 nuevos empleados a Microsoft, así como también algo más de 15.000 millones de dólares de facturación. No existe un ejecutivo que conozca mejor los entresijos de los dos gigantes para que la compleja operación llegué a buen puerto.
2- Software como servicio. ¿Quién mejor para continuar con el cambio de modelo de negocio en Office, de licencia a suscripción, que quien fuera  responsable hasta 2010 de ese área de negocio? Elop fue el responsable Office, que hoy tiene tanto peso como Windows en las cuentas del grupos, y Dynamics -producto que se acaba de reforzar con la compra de Parature.
3- Respaldo de Ballmer.  ¿Quién mejor para sustituir al actual CEO que su propio candidato, hombre de confianza de Ballmer durante su etapa en Microsoft (2008-2010) y socio en la alianza por relanzar Windows Phone desde Nokia (2011-2013)? Ballmer firmó con Elop un acuerdo empresarial a prueba de confianza: 1.000 millones de dólares anuales a cambio de fabricar teléfonos con Windows.
4- ¿Bing, Xbox? Son las dos patas que cojean entre los negocios de Microsoft. Pierden dinero con su actividad después de varios años y son candidatas a ser vendidas. Elop se ha mostrado favorable a esa posibilidad, según informó Bloomberg citando analistas del sector. También encaja en la línea argumental de Value Act, uno de los principales fondos accionistas de Microsoft, ha hecho pública esa tesis.
5- Mano de hierro. No le va a temblar el pulso al canadiense a la hora de realizar cambios drásticos. Despidió a 40.000 empleados en Nokia y redujo los costes operativos de la compañía en un 50%. Dinamitó Symbian, el sistema operativo dominante hasta 2010, para fabricar teléfonos con Windows, que ya entonces eran superados por iOS (Apple), Android (Google) o Blackberry. 
6- ¿Windows? El gran problema y desafío que tiene entre manos Microsoft sigue siendo Windows, el sistema operativo de ordenadores. Cuentan en el sector que Steve Sinofsky, anterior responsable del producto, cayó en desgracia por los continuos roces con Nokia, cuyos primeros Lumia quedaron fuera de la actualización a W8. En el pulso, Elop consiguió el favor Ballmer y Gates, que se alinearon para cesar a Sinofsky frente a los argumentos sobre los errores del nuevo Windows del canadiense.
(Microsoft)
Apología del bitcoin: Marc Andreessen lo sitúa al nivel de la invención de la web
Netflix llega a 44 millones de suscriptores (75% en EEUU); prepara su salto global