Corralito fiscal a la gran ‘startup’, ¿qué demonios es el ‘exit tax’ o impuesto de salida?

Corralito fiscal a la gran ‘startup’, ¿qué demonios es el ‘exit tax’ o impuesto de salida?
| Por

Un impuesto que obliga a pasar por Hacienda por plusvalías ficticias y futuras en caso de que traslades la sede fiscal de tu empresa fuera de España. Afecta a las personas físicas (emprendedores y fundadores de ‘startups‘, por ejemplo) dueñas de más del 25% de una empresa que esté valorada en 1 millón de euros (o el 5% si supera los 4 millones de euros) y que hayan sido residentes España durante diez de los últimos quince años, como explica en detalle El Blog Salmón.

Las claves

  • Se tributa por incremento patrimonial, aunque no se haya desinvertido e, incluso, aunque más tarde genere minusvalías. Es una tasa que se puede definir como un “por si acaso ganas”. Es el exit tax o impuesto de salida del artículo 95.bis del nuevo IRPF. Entrará en vigor el próximo 1 de enero y supone un atentado contra la libre circulación de personas, capitales y empresas, una de las pocas normas sagradas de la Unión Europea (UE). Por eso Bruselas ya está tras la pista de la legislación española y está a tiempo de vetarla.
  • Trampa fiscal: se entra, pero no se sale. El nuevo marco fiscal también asume que el contribuyente dejará de comunicarse con la Administración española e impone otra tributación por esta cuestión. La motivación para incluir esta nueva norma es evitar la fuga de empresas de cierta antigüedad y de capitales, si bien lo que hace es crear un muro infranqueable a que empresarios de otros países piensen en establecer su base en España.
  • La voz de alarma la ha dado Martin Varsavsky, fundador de Fon (sede británica), pero que cuenta con un largo historial como inversor en ‘startups’ y con numerosas empresas con sede en España como Menéame o Hipertextual. Sabe de lo que habla en lo referente a las zancadillas de la legislación a las empresas. Cuando fundó Jazztel, las trabas para que cotizase en la bolsa española le obligó a establecer la sede de la operadora en Londres. En su opinión, “el exit tax es la muerte de las ‘startups’ españolas“, ya que desincentiva la creación de empresas en España que tengan vocación internacional y obliga, por puro sentido común, a hacerlo en otro país.
  • En opinión Iñaki Arrola, inversor con Vitamina K y emprendedor con Coches.com, la futura norma desincentiva la llega de nuevas empresas. “Parece que Mariano Rajoy y su ejecutivo quieren que montes tu empresa fuera de España. Cada día hay más motivos y yo no veo fácil defender que hay que montar empresas en España“.
  • Mariano Gomáriz, tax partner en Ecija Abogados, explica en un documento del pasado agosto que “esto puede crear una incertidumbre tal que ponga en peligro el uso de España como jurisdicción para canalizar las inversiones internacionales y desmotive la repatriación de negocios y grandes patrimonios a territorio español”.
  • Jorge de Juan Casadevall, de Cuatrecasas, considera que la norma tendrá difícil sobrevivir a medio plazo al derecho comunitario. “La jurisprudencia comunitaria, y la Comunicación de la Comisión, y los procedimientos de infracción ya incoados, pueden contribuir a extirpar de nuestro sistema fiscal la exacción anticipada de plusvalías latentes por mudanza de domicilio fiscal, integrando un nuevo caso de la llamada armonización negativa“.
  • La abogada fiscalista Elvira Fernández Buelga, vía el blog de Carlos Guerrero, señala que, a corto plazo, la norma puede salir perfectamente adelante, aunque habrá que espera a su redacción final.  “Al no existir medidas de unificación o de armonización comunitaria, la competencia fiscal entre países es un hecho indiscutible y es por ello que, en tanto no se llegue a esa deseable armonización, los Estados miembros siguen siendo competentes para fijar, mediante convenio o de forma unilateral, los criterios de reparto de su poder tributario”.
Akamon amplía su equipo y sitúa su facturación en €12 millones para 2014
Tyba: el fondo kuwaití Impulse y el danés Sunstone inyectan $3,1 millones en la 'startup' madrileña