Scytl, la apuesta de $100 millones por una tecnológica de Barcelona para revolucionar el voto electrónico

Scytl, la apuesta de $100 millones por una tecnológica de Barcelona para revolucionar el voto electrónico
Pere Vallés, CEO de Scytl.
| Por

Año 2000. Elecciones presidenciales en EEUU. Bush frente a Gore. La ya conocida chapuza en el recuento electoral puso la primera piedra de la que es hoy una de las mayores empresas de sistemas electorales del mundo. Fue el problema a solucionar y la misión que se encomendó el ya fallecido Andreu Riera, pionero y experto en sistemas electorales electrónicos, quien junto a otros investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) puso en marcha Scytl.

La tecnológica de Barcelona se ha convertido en líder internacional en la implantación de sistemas de voto electrónico con presencia en 20 países y participación en procesos electorales en EEUU, Europa y Latinoamérica. Entre los últimos comicios en que ha participado está el de Ecuador en primavera, que le ha generado serios problemas con el Gobierno de Quito. Con un papel protagonista en ese escenario electoral del futuro, Scytl es hoy la nueva estrella del ecosistema tecnológico en España, muy dañado en su reputación tras el escándalo contable de Gowex.

Scytl tiene registradas media docena de patentes relacionadas con el voto electrónico y el encriptado de los datos para que no puedan ser manipulados. Algunas de ellas comienzan a ser consideradas un estándar en el sector. Su negocio -el software detrás de las futuras democracias ‘online’- crece rápido. Su facturación se ha cuadruplicado desde 2012, hasta los 63 millones de euros; -y su beneficio de 24 millones-, según declaraciones de su CEO, Pere Vallés, en una entrevista con La Vanguardia en junio. Cifras que parecen reales y que han motivado que fondos especialistas de Silicon Valley apuesten fuerte por su futuro diseñando elecciones electrónicamente.

Nuevos accionistas

Dirigida por Vallés desde la pérdida de Riera en 2006, la empresa de voto electrónico ha completado su reorganización de su accionariado entre abril y julio con el triple objetivo de reforzar su crecimiento internacional, asegurarse una despensa de capital hasta que salga a bolsa y, sobre todo, para que algunos de sus socios financieros puedan desinvertir después de varios años en su accionariado.

En total, Scytl ha conseguido 104 millones de dólares (unos 80 millones de euros) entre cinco fondos de capital riesgo de EEUU, Reino Unido y Alemania con el objetivo de reforzar sus crecimiento internacional, asegurarse dinero hasta que salga a bolsa y también para que sus accionistas iniciales puedan desinvertir parcialmente. Después de la entrada de Vulcan Capital (Paul Allen) en abril y del brazo inversor de la alemana SAP en julio, otros tres fondos se suman a su base de accionistas tras invertir 44 millones de dólares.

Los nuevos inversores son Vy Capital, Industry Ventures y Adams Street, éste último especialista en colocar compañías en bolsa. En marzo batió un particular récord en Wall Street tras el debut en bolsa de tres de sus participadas en días consecutivos. En esta última operación, y gracias a las anteriores firmas, han vendido parcialmente otros tres fondos que forman el núcleo accionarial de Scytl desde 2010.

Entre estos inversores iniciales se encuentran Spinnaker (fondo vinculado al grupo financiero Riva y García); Balderton (el brazo europeo del estadounidense Benchmark) y Nauta Capital (que acaba de protagonizar también una desinversión parcial en la empresa de videojuegos Social Point) que siguen siendo los inversores que mayor porcentaje tienen en la compañía, aunque ninguno supera ya el 20% del capital, según explicaron fuentes de la empresa a HEMEROTEK.

Los 8 fondos citados controlan ahora el 82% de las acciones de la compañía catalana, cuya actualización de socios le permitirá poner coto a los rumores de que era propiedad del omnipresidente inversor Soros. La valoración de la tecnológica de Barcelona se ha disparado por encima de los 250 millones de dólares, la más alta una ‘startup’ ibérica desde la entrada de Partners Group en Softonic durante 2013. Detrás de este apetito inversor por Scytl por se encuentran los planes de salida a bolsa, que prevé comenzar a cotizar en el Nasdaq en 2016.

 

Pinterest compra la 'startup' catalana Icebergs, el archivador de los diseñadores
Un fondo ruso se une a BBVA en la 'startup' Sumup tras una inversión de $10 millones