El gigante Samsung hinca la rodilla (otra vez) ante una casi desconocida tecnológica de Barcelona

El gigante Samsung hinca la rodilla (otra vez) ante una casi desconocida tecnológica de Barcelona
| Por

Una pequeña empresa de Barcelona ha vuelto a subirse a las barbas del mayor fabricante de móviles del mundo. Fractus, un fabricante de antenas para dispositivos móviles con sede en Barcelona, ha cerrado un acuerdo extrajudicial multimillonario con la coreana Samsung para que esta le indemnice por la copia y uso no autorizado de sus patentes de antena móvil. Fractus, cofundada y dirigida Rubén Bonet, Carles Puente y Ángel García, está participada por el fondo Nauta Capital.

Es el punto final a un largo proceso de litigios que se remonta a 2009 y por el que Samsung ya ha sido condenado por dos veces en los tribunales de EEUU a indemnizar a Fractus. En 2011, un tribunal ordenó el pago de una histórica indemnización de 23 millones de dólares a la empresa de Barcelona. Más tarde otro tribunal añadiría otros 15 millones más a esa cantidad. El acuerdo final podría superar la suma (40 millones) de estas dos cantidades que ya se dictó en los tribunales debido a que se extiende durante un mayor periodo de tiempo.

Sin embargo, Samsung habría seguido fabricando y vendiendo móviles con las antenas patentadas de Fractus después de producirse ambas sentencias en 2012, de manera que la empresa catalana reabrió la demanda contra el fabricante asiático -que se encuentra estos días en otra batalla mucho mayor frente a Apple que le puede costar hasta 2.000 millones-.

Finalmente, las dos compañías han acordado retirar sus demandas y han firmado un millonario acuerdo fuera de los tribunales. Anteriormente, Fractus logró también alcanzar acuerdos con empresas como LG o Blackberry a cambio de no demandarles por el uso de su invención, un diseño que ha permitido a las compañías de móviles eliminar la antena física exterior de los móviles e integrarla en el interior de las terminales sin que se vea.

¿Yaap? La 'startup' de €18 millones que impulsan Telefónica, Caixa y Santander
La californiana Ixys compra Incide, una tecnológica guipuzcoana de chips