La cadena hotelera de la hija de Amancio Ortega alquilará pisos por Internet para competir con Airbnb

La cadena hotelera de la hija de Amancio Ortega alquilará pisos por Internet para competir con Airbnb
Kike Sarasola, fundador de Room Mate. (Bemate)
| Por

Días de resurrección para Room Mate. La cadena de hoteles urbanas que lidera el polifacético Kike Sarasola y en la que participa la mujer más rica de España (Sandra Ortega) ha decidido dar un giro a su negocio para ofrecer a sus clientes el alquiler de apartamentos turísticos de particulares a través de Internet. Se trata de un modelo ‘online’ similar al que ya explotan la archiconocida Airbnb, la alemana Wimdu o la catalana Only Apartments, la última empresa cotizada en el MAB.

Para adentrarse en el terreno online, Room Mate ha hecho borrón y cuenta nueva. Operará bajo una nueva filial (Bemate) con el objetivo de hacerse un hueco en la creciente demanda de este tipo de establecimientos extrahoteleros. Según informa Novobrief, la compañía prevé pasar de una oferta de 2.500 a 5.000 habitaciones y estima que alcanzará los 200 millones de facturación bruta en 2017, que supone multiplicar por 10 sus actuales ventas. Bemate aplicará una comisión del 15% a los particulares que alquilen viviendas con ellos y dará algunos servicios propios del hotel a estos clientes.

Participada por la hija de Amancio Ortega

Paralelamente, la compañía de Sarasola acaba de cerrar una operación ‘acordeón’ (reducción y ampliación de capital) para enjugar el desfase patrimonial que tenía después de las cuantiosas pérdidas de los últimos años, según publicó Economía Digital en enero, cuando estaba en proceso de ampliar capital. Sólo en 2013 superaron los 4 millones de euros -con unos ingresos de 27 millones-, en un contexto de máximos históricos en afluencia de turistas a España.

En parte, el empeoramiento del negocio tradicional de Room Mate, con 19 hoteles por todo el mundo, se debe al desvío de clientes hacia propuestas como las de Airbnb, cuya actividad ha dinamitado al sector turístico. El sector hotelero está de uñas contra sus nuevos competidores, acusándoles de competencia desleal, de fomentar la economía sumergida y se ha lanzado a tareas de ‘lobby’ con las administraciones locales para casi prohibir el alquiler entre particulares.

 

Fábrica Wayra: Telefónica llega a 340 'startups' invertidas en tres años
Inveready invierte €600.000 en Conzoom, una 'startup' de analítica de consumidores